Cómo depositar dinero en una cuenta bancaria que no es mía

Algunos bancos grandes ya no te permiten depositar dinero en efectivo en la cuenta corriente de otra persona, a menos que te conviertas en copropietario de la cuenta. Si no lo sabías, probablemente ahora te estés preguntando cómo depositar dinero en una cuenta bancaria ajena. En este post te presentamos cinco alternativas para que puedas resolver esta situación.

Aunque la adopción de esta política depende de cada banco, existe una posibilidad razonable de que te afecte. Los bancos más grandes, como es el caso de Bank of America, Wells Fargo y JPMorgan Chase, tienen políticas de “no efectivo” para individuos no autorizados.

Según los bancos, la decisión de prohibir el efectivo ayuda a prevenir el lavado de dinero y el fraude. Por un lado, el efectivo es difícil de rastrear, y por el otro, es caro de procesar. 

Definitivamente, esta política puede interferir con algo que quieras o necesites hacer. Sin embargo, tenemos buenas noticias. Si tu banco no te permite depositar dinero en efectivo en la cuenta de otra persona, tienes otras opciones para lograr el mismo resultado.

Según la Ley de Secreto Bancario, las instituciones financieras deben tomar ciertas medidas para detectar y combatir el lavado de dinero, como informar sobre actividades y transacciones sospechosas que impliquen más de 10.000 dólares. Pero la adopción de ciertas políticas, como impedir que los consumidores depositen dinero en las cuentas de otros, queda a discreción de cada banco, dice Steve Hudak, portavoz de la Red de Aplicación de Crímenes Financieros.

«Depende del banco tener políticas y procedimientos para poder presentar los informes y esto también se basa en el riesgo», dice Hudak. No hay una regla que diga precisamente qué transacciones pueden aceptar los bancos, pero tienen que basar sus políticas en el riesgo».

¿Cómo depositar dinero en una cuenta bancaria ajena?

Aunque esta política pueda resultar incómoda y te limite en algunas situaciones, existen varias opciones con las cuales puedes resolver el problema. Algunas de ellas son más rápidas que depositar dinero físico en la cuenta de otra persona.

A continuación te presentamos cinco alternativas a los depósitos en efectivo.

1. Haz una transferencia electrónica

Puedes transferir fácilmente dinero a la cuenta de un amigo o familiar a través de un servicio como Venmo, PayPal o Square Cash. Zelle también es una buena opción para mover dinero a la cuenta de otra persona. 

Nota: Puede que tu banco  ya ofrezca Zelle en su aplicación móvil o a través de banca online, así que no necesitarás registrarte para otra cuenta.

Sin embargo, toma precauciones al usar cualquiera de estas opciones digitales. Cuando envías dinero a otra persona a través de este tipo de servicios, por lo general, los pagos son irrevocables. Envía dinero solo a personas que conozcas y en las que confíes para evitar ser víctima de una estafa.

Si tu banco no ofrece Zelle, puedes enviar una transferencia bancaria electrónica a través de tu cuenta en línea. En lugar de introducir una dirección de correo electrónico o un número de teléfono, como lo haces a través de Zelle para enviar dinero a alguien, es probable que tengas que introducir el número de la cuenta bancaria del destinatario y el número de ruta para hacer una transferencia. Mientras que Zelle mueve el dinero en minutos, este tipo de transferencia de banco a banco podría tardar unos días.

2. Emite un cheque

Aunque los cheques de papel cada vez se utilizan menos, puedes depositar un cheque personal en la cuenta personal de otra persona.

Claro, el fraude con cheques es posible. Sin embargo, los cheques representan una menor amenaza para los bancos que los depósitos en efectivo porque las instituciones financieras pueden rastrear el dinero.

«La pregunta clave es siempre: «¿De dónde sacaste ese dinero?» comenta Marc Trepanier consultor principal de fraude, ACI Worldwide. «En el caso de un cheque, sabemos de dónde vino. Siempre viene de otra cuenta.»

La persona que recibe el cheque también puede depositarlo a través de una aplicación de banca móvil para evitar una visita a la sucursal del banco.

A diferencia del efectivo, la desventaja es que el banco no siempre pone los fondos a disposición de inmediato.

«El cheque puede ser cobrado y liquidado en horas dependiendo de las circunstancias», dice Bob Meara, analista senior de banca en Celent, una empresa de investigación y consultoría de servicios financieros. «Pero la mayoría de los bancos esperan un día hábil para la disponibilidad de fondos, simplemente para poder ver si el cheque se compensa.»

Cada banco tomará una decisión de gestión de riesgos para decidir su política.

3. Envía un giro postal a la cuenta bancaria ajena

Si no quieres usar un cheque personal para depositar dinero en la cuenta de otra persona, el envío de un giro postal es una alternativa de la vieja escuela.

Puedes comprar un giro postal en bancos y cooperativas de crédito, en una oficina de correos de EE.UU., en algunas tiendas, etc. Tiene un costo, pero el precio es relativamente barato. Por ejemplo, el Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS) cobra $1.25 por la compra de un giro postal de hasta $500 (siempre y cuando el destino esté en los Estados Unidos).

El método de pago es seguro: recibirás un recibo por tu giro postal. Incluso, si se pierde o es robado, por lo general puedes reemplazarlo.

4. Añade un propietario adicional a tu cuenta

Darle a alguien acceso directo a tu cuenta bancaria es quizás una de las formas más fáciles de transferir dinero entre las cuentas. Pero al igual que una tarjeta de crédito conjunta, la propiedad compartida de una cuenta bancaria puede causar problemas, especialmente si algo falla en la relación.

«Cuando se abre una cuenta conjunta, es importante recordar que ambas partes son propietarias por igual de los fondos de la cuenta y tienen acceso sin el consentimiento de la otra parte», dice Luis Rosa, CFP, fundador de Build a Better Financial Future, una empresa de asesoramiento financiero de Henderson, Nevada. «Si la relación se deteriora, una de las partes puede agotar todos los fondos de la cuenta, dejando a la otra parte sin su parte de los fondos.

5. Revisa lo que otros bancos ofrecen

No todos los bancos grandes tienen una política que prohíbe depositar dinero en la cuenta personal de otra persona. El Banco PNC, por ejemplo, todavía permite realizar este tipo de depósitos.

Además de la oportunidad de depositar dinero en una cuenta bancaria ajena, un banco diferente puede ofrecer otras ventajas, como mejores tasas en los CD, cuentas de ahorro e hipotecas o incluso una aplicación móvil más útil.

«Busca el banco que sea reconocido por enfocarse en el consumidor», dice Ciaran Chu, líder de la nube de pagos en ACI Worldwide.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!