¿Qué pasa si no pago mi carro en USA?

No hay duda de que los carros pueden ser costosos, pero para muchos estadounidenses el acceso a uno es esencial, por lo que la idea de no poder pagar el préstamo del carro puede ser bastante estresante. Si este es tu caso, no te preocupes, ya hay algunas opciones que pueden ayudarte a evitar que entregues tus llaves para siempre. 

Si estás pasando por una mala situación económica que te impide realizar el pago de tu carro, aquí te mostraremos todas las opciones que tienes para hacerle frente y no tener que dejar tu carro.

Que pasa si no pago mi carro en USA

Opción 1: Negocia con el prestamista

Llamar a tu prestamista para hablar sobre tus problemas financieros puede parecer una conversación incómoda y, seamos honestos, no parece la mejor idea. Sin embargo, estar en apuros financieros no es una situación inusual y, en última instancia, a los prestamistas les interesa encontrar una manera de ayudarte a pagar.

Con esto en mente, hay algunas cosas que debes averiguar antes de tomar cualquier decisión apresurada. A continuación, te dejamos una lista de cosas que debes tener claro antes de realizar la llamada, esto con el objetivo de que cubras todas tus bases y un caso de negociación sólido.

¿Cuánto debo?

Es extremadamente importante que sepas la cantidad exacta que debe, ya que esto te permitirá hacer una evaluación adecuada de si puedes o no pagar el préstamo en su totalidad.

¿Tengo equidad positiva en mi auto?

La equidad positiva significa, en pocas palabras, que el carro vale más que la cantidad que debes. Supongamos que tu deuda es de $7.000 y un concesionario te ofrece $10.000 por el carro; esto quiere decir que si decides vender, tendrás suficiente dinero para pagar la deuda e incluso adquirir un nuevo préstamo de carro. La ventaja adicional de tener equidad positiva es que tu puntaje de crédito no se verá afectado de ninguna manera.

¿Puede el prestamista embargar mi vehículo?

Otra cosa que debes considerar si te encuentras en una situación financiera delicada es si el auto es o no la garantía del préstamo; es decir, tienes que averiguar si el préstamo está garantizado o no. Para préstamos garantizados, debes proporcionar un activo (el auto) como garantía, lo que significa que el prestamista puede embargar el carro si no realizas los pagos acordados.

Pero no te preocupes, si tienes un préstamo personal, deberías recibir un período de 30 días para devolver lo que debes antes de que te quiten el auto. Por otro lado, si el préstamo no es garantizado, el prestamista no puede embargar el carro sin una orden judicial. También tienes la opción de entregar voluntariamente el carro, pero esto, al igual que el embargo, afectará tu crédito.

¿Tengo la opción de negociar un nuevo acuerdo de pago?

Al contactar a tu prestamista, pide que te comuniquen con el departamento de dificultades financieras, y trata de negociar un plan de pago. Según la ley, el prestamista debe considerar razonablemente tu solicitud; si está de acuerdo, asegúrate de que lo confirme por escrito para tener evidencia del nuevo acuerdo, y si se niega, puedes solicitar una resolución de disputas externas, e incluso presentar una queja si sientes que es necesario.

Sigue leyendo: Atraso en el pago del carro: Lo que debes saber sobre la ley en USA

Opción 2: Refinanciar el préstamo

Esta es la mejor opción si tu objetivo es reducir el monto de tus pagos mensuales. Si bien puedes tener la opción de refinanciar con tu prestamista actual, en realidad puede ser más rentable ir con otro prestamista para obtener una tasa de interés más baja.

¿Y cómo funciona la refinanciación?

Como ejemplo, digamos que hace un año compraste un auto por 20.000 dólares. Un prestamista le concedió esta cantidad al 6% de interés (APR) para ser devuelta en 48 meses. Ahora, 12 meses después, decides refinanciar porque te gustaría reducir tus pagos mensuales. Entonces, te conectas con un nuevo prestamista que pagará a tu antiguo prestamista y te dará un nuevo préstamo. 

Este nuevo prestamista ofrece darte este préstamo a una tasa de interés del 3% (APR) con un plazo de 48 meses. Efectivamente, refinanciando con este nuevo término de préstamo, estarás pagando por este auto por un total de 60 meses (agregando el nuevo término de préstamo de 48 meses al año (12 meses) que estabas pagando con el antiguo prestamista).

Entonces, ¿qué impacto financiero tendría la refinanciación? En aras de la simplicidad en este ejemplo, supongamos que no vas a pagar ninguna comisión por la refinanciación y que no vas a comprar ningún producto de protección de servicios con tu nuevo préstamo (nota, la refinanciación casi siempre viene con comisiones y muchos clientes de refinanciación optan por comprar productos de protección de servicios). 

Después de hacer el duodécimo pago del préstamo de tu viejo auto, todavía le debes al prestamista original $15.440. El nuevo prestamista te presta esta cantidad pagándole al antiguo los $15.440 que aún debes. Ahora, tu primer pago en el nuevo préstamo refinanciado ocurre en lo que hubiera sido el 13º mes de tu antiguo préstamo.

Los pagos mensuales de tu nuevo préstamo serían de 341,75 dólares, en comparación con los 469,70 dólares mensuales que pagaste en el préstamo original, y, al final del préstamo, pagaría 22.040 dólares con la refinanciación después de los primeros 12 meses [22.040 dólares = 469,70 dólares *12 + 341,75 dólares *48]. Sin refinanciación después de 12 meses, pagarías 505 dólares más por tu préstamo, lo que finalmente te costaría 22.546 dólares por tu préstamo [22.545 dólares = 469,70 dólares * 48].

Opción 3: Vende o cambia el carro

Si bien es posible que encante tu carro, en realidad puede ser el momento de enfrentar el hecho de que vender tu auto podría ser tu única opción, especialmente si cada vez se te hace más difícil asumir los pagos del préstamo. En este orden de ideas, vender el carro podría ser la mejor opción si:

  • Estás seguro de que ya no puedes realizar los pagos del préstamo;
  • No usas el carro todos los días;
  • Tienes acceso al transporte público;
  • Tienes la posibilidad de obtener un carro más barato.

Si decides vender el carro, tienes que cumplir con una serie de obligaciones de divulgación tanto para el comprador como para el prestamista. En primer lugar, debes recibir el permiso del prestamista para vender el carro y, en segundo lugar, debes informar al comprador de que el carro tiene un préstamo asociado. Una vez que las partes hayan negociado y acordado un precio, es necesario organizar cómo le reembolsarás el dinero al prestamista, sobre todo en el caso de que el precio de venta sea menor a lo que debes.

Sigue leyendo: Cómo vender un carro usado rápido en 7 simples pasos

Otra opción a considerar es devolver el carro al prestamista para que lo venda. En este caso, debes tomar fotos del automóvil para demostrar su estado en el momento de la entrega e investigar el valor del carro para asegurarte de obtener el mejor precio. Al igual que en el caso anterior, una vez que el prestamista ha vendido el coche, podría exigirte que pagues cualquier saldo pendiente, dependiendo, claro está, del precio de venta del carro.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!