Seguro de vida a término: ¿Qué es y cómo funciona?

El mundo de los seguros cuenta con varias opciones para los consumidores, desde seguros de salud y pólizas contra todo riesgo para el carro o la casa hasta seguros marítimos que respaldan el valor de la carga durante su transporte. Los seguros de vida también son una opción popular, aunque estos se dividen en varios tipos. Hoy hablaremos del seguro de vida a término, también conocido como pure life insurance o term life insurance, cómo funciona y sus características principales.

¿Qué es el seguro de vida a término?

El seguro de vida a término es un tipo de seguro de vida que garantiza el pago de un beneficio económico si el fallecimiento de la persona cubierta por la póliza se declara durante un período específico. Una vez que este plazo expire, el titular de la póliza podrá renovarlo por un término de tiempo adicional, convertir la póliza en una de cobertura permanente o dejar que expire por completo.
Seguro de vida a término: ¿Qué es y cómo funciona?

¿Cómo funciona el seguro de vida a término?

Cuando una persona compra una póliza de seguro de vida a término, la compañía aseguradora calcula las primas en función de varios factores, como:

  1. El valor de la póliza, que es el monto que se le pagaría al beneficiario en caso que se dé el fallecimiento del asegurado;
  2. La edad del asegurado;
  3. Su género sexual
  4. Su estado de salud general. Estos distintos componentes le permiten a los analistas de riesgos determinar la esperanza de vida del asegurado.

En algunos casos específicos, las aseguradoras podrían requerir que el asegurado pase un examen médico previo. La compañía de seguros también puede hacer algunas preguntas adicionales para ayudarse en el cálculo de la esperanza de vida, como el registro de manejo del asegurado, qué medicamentos toma actualmente, si es o no fumador, su ocupación, pasatiempos e historial familiar.

Si el asegurado fallece durante la vigencia de la póliza, la empresa de seguros pagará el valor nominal al o a los beneficiarios declarados. Este beneficio se transfiere en efectivo y, en la mayoría de los casos, no está sujeto al pago de impuestos. El dinero que representa el beneficio puede ser utilizado por los beneficiarios para pagar las facturas médicas y los gastos funerarios del asegurado, las deudas que tenga, su hipoteca, entre otras cosas.

Sin embargo, si la póliza expira antes del fallecimiento del asegurado y este muere, la empresa aseguradora no estará obligada a realizar ningún pago. Ahora bien, esto no impide que el titular de la póliza no pueda decidir qué hacer ante su vencimiento. Puede decantarse por renovar la póliza por un plazo adicional, pero en este caso, las primas volverían a calcularse según la edad y estado de salud del asegurado; dejar que expire para siempre o convertirla en una póliza de seguros universal.

A diferencia de los seguros de vida universal, en los seguros de vida a término no hay un componente especial para el ahorro y tampoco suele haberlo para acceder a préstamos.

Comprendiendo a fondo al seguro de vida a término

El seguro de vida a término está sujeto a un plazo restringido y solo proporciona un beneficio económico en caso de la muerte del asegurado. Entonces, podríamos decir que el término del seguro puede darte por el vencimiento de la póliza o por la muerte del asegurado, lo que suceda primero. Por sus particularidades, el seguro de vida a término suele ser el menos costoso del grupo de seguros de vida.

Por ejemplo, una persona de 35 años de edad no fumadora que tenga un buen estado de salud podría obtener una póliza de primer nivel de 20 años de vigencia con un valor nominal de $250,000 a cambio del pago de $20 o $30 al mes. La compra de un seguro de vida universal equivalente o en las mismas condiciones estaría sujeto al pago de primas mucho más altas, posiblemente de $200 a $300 mensuales.

Debido a que la mayoría de las pólizas de seguro de vida a término expiran antes del pago del beneficio por fallecimiento, el riesgo asumido por la empresa aseguradora es menor al de una póliza de vida permanente. 

Es ese riesgo reducido es lo que le permite a las compañías de seguro disminuir considerablemente el costo de las primas.

Las tasas de interés, las finanzas de la compañía aseguradora y las regulaciones estatales también pueden afectar los montos de las primas. En términos generales, las compañías aseguradoras suelen hacer mejores ofertas en las pólizas por $100,000, $250,000, $500,000 y $1,000,000.

Consejo: Si consideras el monto de la cobertura que podrías obtener por el pago de una prima específica, no hay lugar a dudas de que el seguro de vida a término tiende a ser la opción más económica.

Ejemplo de un seguro de vida a término

Supongamos que Luis, de 30 años de edad, desea dejar protegida a su familia en caso que fallezca a una edad temprana. Por tanto, compra una póliza de seguro de vida a término de $500,000 con una vigencia de 10 años sujeta al pago de una prima de $50 al mes. En caso que Luis muera dentro de ese plazo de vigencia de la póliza, la aseguradora le pagará a sus beneficiarios un total de $500,000. 

Si muere después de cumplir los 40 años, es decir, cuando la póliza ha expirado, entonces la aseguradora no pagará ningún beneficio. Si Luis renueva la póliza, las primas de seguro serán más altas que las de la póliza inicial porque se calcularán con base en sus 40 años y estado de salud actual.

Ahora supongamos que Luis es diagnosticado con una enfermedad terminal durante el primer periodo de vigencia de la póliza. Es probable que no sea elegible para renovarla una vez que expire. Algunas empresas de seguro ofrecen un reaseguramiento garantizado (lo que quiere decir que no se pedirán pruebas de asegurabilidad), pero toma en cuenta que tienden a ser mucho más costosas una vez que se diagnostica una enfermedad crónica

Tipos de seguros de vida a término

Hay diferentes tipos de seguros de vida a término. La mejor opción dependerá -en gran medida- de las circunstancias individuales de cada interesado.

#1 Seguro de vida a término a plazos con primas premium o de primer nivel

Estos seguros de vida con primas premium cubren un período que varía entre los 10 y los 30 años. Tanto el beneficio por fallecimiento como la prima son fijos. Como las aseguradoras deben tomar en cuenta los montos incrementados del seguro durante la vigencia de la póliza, suele ser más costosa que la opción anual renovable.

#2 Seguro de vida a término renovable anualmente (YRT)

También conocida por sus siglas en inglés YRT (Yearly Renewable Term), estas pólizas no suelen estar sujetas a un período de tiempo específico. Sin embargo, pueden renovarse cada año sin tener que proporcionar evidencias de asegurabilidad. Los montos suelen cambian cada año y, a medida que la persona envejece, aumenta su precio. 

Si bien no hay un periodo de tiempo específico, las primas pueden ser increíblemente costosas a medida que las personas llegan a cierta edad, convirtiendo a este tipo de pólizas en una opción poco atractiva para muchas personas.

#3 Seguro de vida a término decreciente

Estas pólizas se caracterizan por tener un beneficio por fallecimiento más pequeño con cada año que pasa. La reducción del monto de la póliza varía de acuerdo a un cronograma predeterminado por la empresa. Sin embargo, el titular deberá pagar un monto fijo durante la duración del contrato de seguro.

Las pólizas de vida a término decreciente suelen contratarse ante una hipoteca para que la cobertura se mantenga a la par del préstamo, es decir, bajará a medida que van disminuyendo los montos del mismo.

Beneficios de los seguros de vida a término

El seguro de vida a término es atractivo para las parejas jóvenes con hijos. Los padres pueden obtener grandes montos por concepto de cobertura a precios razonables. En caso de que uno de los padres fallezca, el beneficio puede reemplazar ese ingreso perdido.

Por otra parte, este tipo de políticas también beneficia a quienes necesitan asegurarse por un monto específico. Por ejemplo, el titular puede calcular que, cuando la póliza expire, sus familiares o beneficiarios ya no necesitarían una protección financiera de su parte. De esa manera, no tendría que pagar una póliza más, una extensión, etc.

Seguros de vida a término vs. seguros permanentes

Las principales diferencias entre un seguro de vida a término y uno permanente, como el seguro de vida universal, son: 1) la duración de la póliza, 2) la acumulación del valor y 3) el costo. Tu mejor opción dependerá de lo que necesites y por eso hemos decidido mostrarte algunos factores que deberías tomar en cuenta:

Costo de la prima

Las pólizas de seguro a término son ideales para las personas que requieren una cobertura sustancial a bajo costo. En cambio, los clientes de los seguros universales pagan más en primas por una menor cobertura, aunque tienen la ventaja de estar protegidos de por vida.

Aunque muchos se inclinan a favor de la accesibilidad de los seguros de vida a término, pagar primas por un periodo largo y no obtener beneficios al expirar es un aspecto poco atractivo

Piensa que, al momento de renovar la póliza, la prima se incrementará según tu edad hasta llegar a un punto en que quizás no puedas seguir pagando. De hecho, la renovación de las primas a término puede ser más costosa que las primas de los seguros de vida permanentes al inicio del contrato.

Disponibilidad de la cobertura

A menos que la póliza tenga una política de renovación garantizada, la compañía aseguradora podría negarse a renovar el contrato si el asegurado desarrolla una enfermedad crónica o de gravedad. En cambio, los seguros permanentes mantienen su cobertura de por vida, al menos siempre que se paguen las cuotas.

Valor de la inversión

Algunos clientes prefieren las pólizas permanentes porque pueden ser un vehículo para la inversión o para el ahorro. Recuerda que una parte de cada cuota se coloca en un fondo para asegurar su crecimiento en el tiempo.

Algunos planes incluso generan dividendos, los cuales podrían ser pagados al titular o destinarse al global de la póliza. Con el tiempo, este ahorro podría ser lo suficientemente grande como para cubrir una prima del seguro. Además, algunos planes ofrecen beneficios tributarios únicos, tales como la generación de intereses libres de impuestos y el acceso a las ganancias, también libre de impuestos.

Nota: Los asesores financieros advierten que la tasa de crecimiento de una póliza con valor monetario es muy bajo si se le compara con otros instrumentos financieros, como los fondos mutuales y los ETFs (fondos cotizados). Además, hay tarifas administrativas que suelen disminuir el retorno de la inversión. Por eso existe la famosa frase de «compra a término e invierte el resto». Sin embargo, no se puede negar que su desempeño es sostenible y que sus ventajas tributarias son bastante atractivas, en especial si las opciones de inversión del mercado están inmersas en un alto grado de volatilidad.

Otros factores a considerar con los seguros de vida a término

Cuando se compara el seguro de vida a término con la versión permanente no hay una opción que triunfe en todos los aspectos. Sin embargo, hacerte algunas preguntas podría ayudarte a decidir cuál es la ideal para ti:

  • ¿La tasa de retorno generada por mis inversiones es lo suficientemente atractiva o debería invertir en algo más?
  • ¿La póliza permanente que me ofrecen tiene un apartado para préstamos u otros beneficios?
  • ¿Tengo o estoy considerando abrir o trabajar en un negocio que requiera la cobertura de un seguro?
  • ¿El seguro de vida que me ofrecen cuenta con exenciones para la declaración de impuestos?

Seguros de vida a término vs. seguros de vida a término convertible

El seguro de vida a término convertible es una póliza que incluye un apartado dentro del contrato en el que se le permite al titular convertir la póliza. Esto garantiza el derecho del titular a convertir su póliza a término -o una a punto de expirar- en un plan permanente sin tener que probar la asegurabilidad de los asegurados. Este apartado debería permitirte convertir tu póliza temporal en una permanente sin ningún tipo de restricciones.

La principal característica de este apartado de convertibilidad es que mantiene el rating de salud original de la póliza a término durante la conversión, incluso si tienes problemas de salud o tu estado de salud no es considerado óptimo como para volver a asegurarte; así como la capacidad de decidir cuándo y cuánta cobertura puedes convertir. La única base de la prima de la nueva póliza permanente será tu edad al momento de la conversión.

Por supuesto, las primas aumentarán significativamente, puesto que las pólizas universales suelen ser más costosas. La ventaja de este tipo de instrumentos es la aprobación garantizada, es decir, sin necesidad de pasar un examen médico.

Las condiciones médicas que se desarrollen durante el período a término no se pueden utilizar al finalizar el periodo para aumentar la prima. Sin embargo, si quieres agregar apartados adicionales, como cuidados a largo plazo u otros, la compañía podría pedirte algunos requisitos extra. De lo contrario, estaríamos hablando de riesgos no asegurables.

En resumen: seguro de vida, ¿qué es y cómo funciona?

El seguro de vida a término garantiza el pago de un beneficio económico si el fallecimiento del asegurado sucede dentro del plazo acordado. Después de su vencimiento, el titular de la póliza tiene varias opciones, desde renovarla hasta dejar que expire.

Estas pólizas solo se hacen exigibles ante la muerte del asegurado y no cuentan con ninguna modalidad de ahorro, como sucede en el caso de los seguros de vida universales o permanentes. Las primas del seguro se calculan tomando en cuenta la edad del asegurado, su salud y esperanza de vida.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!