Cómo obtener un préstamo personal sin un co-firmante

Cuando una persona acude al banco o a su credit union preferido a solicitar un préstamo personal y no consigue la aprobación, suele escuchar por parte del agente que “necesita un co-firmante” para reducir su nivel de riesgo y así acceder al dinero. Sin embargo, no todos pueden obtener el visto bueno de una persona de confianza que funja como co-firmante y que, por ende, fortalezca su aplicación al préstamo personal.

Entonces, ¿todo está perdido? Pues, no. Para poder convencer a los prestamistas de que manejas bien tu dinero y de que podrás pagar el préstamo en su totalidad y a tiempo, puedes centrarte en identificar qué es lo que buscan los bancos en un prestatario deseable. Esto podría permitirte acceder a mejores oportunidades sin necesidad de encontrar a un fiador que te respalde.

Así que, si te preguntas “¿cómo obtener un préstamo personal sin un co-firmante?” ¡llegaste al lugar ideal! Aquí te traemos algunas ideas que puedes implementar para alcanzar tus metas financieras.

¿Qué es un co-firmante?

Un co-firmante es aquella persona que respalda el préstamo de otra persona. Esto quiere decir que si el titular del préstamo no devuelve el dinero a tiempo, le tocará al co-firmante pagar el monto que se le debe al prestamista.

Añadir a un co-firmante en la solicitud de préstamo personal le proporciona al prestamista no una, sino dos personas de las cuales obtener el dinero, al igual que dos potenciales ingresos para financiar los pagos. En otras palabras, esta persona será tan responsable por el préstamo como lo es el titular.

Nota: Podríamos decir que un co-firmante también le da la oportunidad al prestatario de acceder al préstamo porque podrá aprovecharse del historial de pagos, del porcentaje y proporción de deuda y del puntaje de crédito de esta persona cercana que se ofrece a ayudarle. Por ende, lo mejor siempre será pedirle a alguien de confianza y con un crédito estelar que sea tu co-firmante.

¿Por qué necesitas un co-firmante?

Los prestamistas evalúan las aplicaciones de sus clientes para determinar las probabilidades de que el dinero que es solicitado por los interesados se reintegre en su totalidad y con intereses. Para ello, se fijan en dos aspectos esenciales, al menos en principio: el score de crédito y los ingresos.

Un puntaje de crédito no deseable o un ingreso bajo son quizás las razones principales por las que un banco te puede negar un préstamo, a menos que tengas un co-firmante o fiador. Piensa que, si el prestamista no confía en que eres capaz de pagar el dinero por tu cuenta, podría no aprobar tu solicitud. 

Y es que, al tener un co-firmante con un buen historial de crédito o con ingresos sólidos aumentarás tus probabilidades de que te aprueben el préstamo, independientemente de tu perfil financiero y del riesgo sujeto a él. ¿Por qué? Porque el co-firmante respaldará la deuda y reducirá -al menos, a primera vista- las probabilidades de impago, protegiendo así los intereses del prestamista.

¿Cómo obtener un préstamo personal sin un co-firmante?

Incluso cuando un prestamista le explica a una persona que su puntaje de crédito no es lo suficientemente alto y que necesita a un fiador que lo respalde, es probable que no pueda contar con el apoyo de un co-firmante. Si lo exploramos en detalle, hay muchas razones por las que quizás no tengas a quien pedirle este favor, pero las más populares son las siguientes:

  • Si estás recién llegado al país o no tienes personas fiables dentro de tu grupo cercano, es posible que debas renunciar a la idea de solicitar un préstamo con un co-firmante.
  • Otros solicitantes prefieren asumir toda la responsabilidad del préstamo, ya sea porque no quieren involucrar a un amigo o familiar en algo tan delicado, o porque quieren lograr sus metas financieras por sí mismos.

Nota: Antes de añadir a un co-firmante en tu solicitud de préstamo, piénsalo muy bien. Recuerda que si no pagas las cuotas a tiempo, esto afectará negativamente tanto a tu historial de crédito como al de tu co-firmante. Además, este impase podría crear una ruptura irreparable en tu relación con ese amigo o persona de confianza.

Entonces, ¿qué hacer si no te aprueban el crédito a la primera?

Si los prestamistas te dicen que no te pueden aprobar el crédito, no les tomes la palabra. Hay diferentes cosas que podrías intentar (algunas más rápidas que las otras) en caso de que necesites un préstamo y no quieras involucrar a un tercero como co-firmante:

#1 Mejora tu perfil financiero

Puede que pienses que esta no es la solución más rápida, y quizás tengas razón, pero es la más sostenible y aumentará tus probabilidades de obtener un préstamo sin co-firmante en el futuro. Si mejoras las métricas en las que se interesan los prestamistas, podrás cambiar su punto de vista y comenzarás a ser un cliente atractivo para ellos. ¿No sabes cómo empezar? ¡Inspírate con los siguientes consejos!

Construye un mejor puntaje de crédito

Si no puedes confiar en que un co-firmante te respalde, y tu crédito no es lo suficientemente alto, trabaja en mejorar tu puntaje. Bien sea que no hayas tenido la oportunidad de establecer suficiente crédito o te hayas saltado algunos pagos en el pasado: siempre se puede reconstruir el score, aunque tome tiempo.

Para los estudiantes y personas menores de 21 años, esto será todo un reto, pero no es algo imposible. Por ejemplo, podrían optar por conseguir una línea de crédito más pequeña o aplicar a un préstamo garantizado en un banco.

Busca otras fuentes de ingresos o aumenta los tuyos

Los bancos aprueban o rechazan los créditos sobre la base de los ingresos calculando qué porcentaje de ellos deberás destinar al pago de las cuotas mensuales. Esto se estima utilizando el ratio de ingresos-deudas, que normalmente debe ser menor al 36%. Al incrementar tus ingresos (buscando un segundo empleo de medio tiempo o un proyecto como freelance) podrás aumentar tus oportunidades de aprobación porque, al ganar más dinero, reducirás el porcentaje de tu deuda total en relación a tus ingresos.

Puedes incluso acceder a algunas opciones en línea, como poner un gig en Fiverr o abrir tu perfil en Freelancer.

Corrige los errores en tu puntaje de crédito

Algunas veces, hay errores en los reportes de crédito que podrían impedirte conseguir el préstamo que necesitas. Hazlos a un lado contactando a los burós de crédito que han agregado información errónea en tu reporte y pídeles que te ayuden a mejorar tu puntaje crediticio. Recuerda que podrás realizar tus disputas en línea y sin necesidad de salir de casa.

Salda todas las deudas que tengas pendientes

Tu score de crédito y tus ingresos mensuales también se ven afectados por la cantidad de deudas que tienes actualmente. Si pagas todas tus deudas, será mucho más fácil obtener un préstamo nuevo porque ya no estarás hasta el límite y tendrás menos obligaciones por pagar.

Con los préstamos importantes, como los hipotecarios, puedes hacer un rescoring rápido después de haber pagado tu deuda (o de corregir los errores en tu reporte). Esto podría darte un mayor puntaje de crédito en cuestión de días.

#2 Considera también a otros prestamistas

Puede que un prestamista te haya dicho «no», pero eso no significa que no haya más allá afuera. Busca instituciones financieras que sean más pequeñas, como los bancos regionales o las cooperativas de crédito. Piensa que los nuevos prestamistas en línea (incluyendo los peer-to-peer) podrían estar dispuestos a prestarte dinero sin importar que tu crédito no sea el mejor del mundo.

Algunos prestamistas en línea aprueban créditos sobre la base de métricas que van más allá del score y de los ingresos. Pueden considerar, por ejemplo, tu profesión o tu historial laboral. Estas podrían ser excelentes opciones para aquellas personas que no tienen un buen puntaje.

3 Ajusta el monto del préstamo

Puede que los prestamistas te hayan negado el préstamo, pero eso no significa que no puedas volver a aplicar por menos dinero, librándote así de la necesidad de añadir un co-firmante a la solicitud.

Efectúa muy bien tus cálculos para saber cuáles serían los pagos mensuales si solicitas un monto más cómodo y pequeño, y evalúa cuál sería tu relación de deuda-ingresos si solicitas un préstamo por esa cifra.

Tener una mayor inicial también puede mejorar tu relación de préstamo-valor, por ejemplo, para adquirir una casa o un carro, y así hacer que tu perfil se vuelva más atractivo para los prestamistas.

¿Has pensado en una garantía de compromiso?

Otra opción que podrías intentar es solicitar un préstamo y dar un bien que poseas como garantía. Desafortunadamente, esta es una estrategia arriesgada porque podrías perder el bien si no eres capaz de pagar a tiempo (el banco podría embargar ese bien y venderlo para solventar la deuda). 

Por ejemplo, si le pides dinero prestado al banco usando el título de tu carro como garantía y caes en mora, el banco podría confiscarlo para venderlo en una subasta pública o privada y así recuperar el monto de la deuda. Lo mismo sucedería con tu casa si no eres capaz de pagar la hipoteca o la hipoteca a la inversa.

¿Ya exploraste los préstamos estudiantiles?

Si estás tratando de obtener un préstamo estudiantil, tienes muchas opciones disponibles, incluso si dejas a los co-firmantes de lado. Comienza con los programas de préstamos federales estudiantiles (mejor conocidos como Direct Loans) acudiendo a la oficina Financial Aid de tu universidad. Para completar la solicitud, deberás llenar un formulario FAFSA y proporcionar detalles sobre tu vida financiera.

Los préstamos federales estudiantiles son los mejores créditos disponibles porque su funcionamiento es relativamente flexible en cuanto a los pagos e incluso te podrían ayudar asumiendo los cargos por intereses. Los préstamos Stafford, en particular, también son muy atractivos. Para que te hagas una idea, cuentan con disponibilidad para estudiantes a tiempo completo, a medio tiempo, estudiantes en pregrado y posgrado. Tu historial aquí no será un problema, de hecho cualquiera puede obtener estos préstamos sin un co-firmante, al menos siempre que cumpla con los criterios establecidos para los préstamos Stafford.

Si necesitas más del máximo permitido, entonces podrías alzar la vista hacia los prestamistas privados. En este último caso, lo más probable es que requieran a un co-firmante para que puedas obtener el préstamo personal, a menos que tengas suficiente puntaje de crédito e ingresos.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!