¿Cómo bajar los taxes de la casa?

Si hablas con tus amigos y familiares y les preguntas cuánto pagan en impuestos a la propiedad, llegarás a varias conclusiones: los montos son altos y los ciudadanos que deben pagarlos siempre consideran que pagan demasiado. Y es que, debes recordar que los impuestos a la propiedad que recaudan las ciudades y localidades son ad valorem, lo que quiere decir que se calcularán con base en el valor de la propiedad. Por eso es útil conocer cómo bajar los taxes de la casa.

Mientras más costosa sea tu casa, más tendrás que pagar en impuestos y viceversa; aunque hay algunos estados del país que reducen la tasa de impuestos inmobiliarios al máximo, es decir, que cobran menos taxes que otros. 

Pero, ¿por qué se tienen que pagar impuestos a la propiedad? Pues, porque los estados, ciudades y poblados usan este dinero para mejorar la calidad de vida de las comunidades. Por lo general, este dinero se utiliza para financiar las mejoras del departamento de bomberos y de la policía, para inaugurar un nuevo parque o gimnasio al aire libre, para mantener las carreteras a punto, etc. 

La parte buena es que una comunidad bien cuidada y con buenos servicios suele tener un valor atractivo. ¿Traducción? Tu casa se revalorizará mucho más que otras. La parte mala es que los impuestos a la propiedad suelen ser extremadamente onerosos y, así como tu casa, aumentarán con el tiempo

Incluso después de pagar tu hipoteca, las facturas de impuestos a la propiedad no dejarán de llegar. Tendrás que pagarla todos los años hasta que vendas o regales la casa. Sin embargo -y aunque no puedas librarte de ellos- hay algunos trucos para bajar los taxes de la casa.

Recuerda: Algunos estados tienen tasas de impuestos a la propiedad más favorables que otros, pero siempre suele haber un impuesto que pagar, por pequeño que sea. 

¿Cómo bajar los taxes de la casa?

¿Cómo se calculan los taxes de la casa?

Antes de compartir contigo nuestros consejos para reducir tu factura de impuestos a la propiedad, vamos a hacer una pausa para comprender qué son los taxes de la casa y cómo funcionan. Esto te ayudará a comprender de dónde sale ese monto que estás obligado a pagar año tras año (y por qué sube con el tiempo). 

Los impuestos a la propiedad se calculan usando dos cifras importantes: por un lado, la tasa impositiva, que es el porcentaje que aplicará la oficina de recaudación de impuestos sobre el valor de tu propiedad, y -por el otro- el monto de la tasación de tu casa, que no es otra cosa que su valor promedio en el mercado. 

¿Dónde encontrarás las tasas de impuestos a la propiedad? Por lo general, en las leyes estatales. En algunas localidades, estas tasas cambian anualmente, mientras que en otras permanecen estáticas por muchos años (unos cinco, en promedio). 

¿De dónde sale el valor de tu casa? Pues, del resultado de una tasación. Tu gobierno local contratará a un tasador que será el encargado de estimar el valor de tu casa o apartamento. Ese valor corresponderá con el precio promedio que se maneja en el mercado e incluirá tanto el valor del terreno como el valor de la estructura construida. 

Ahora bien, no todos los estados o localidades toman en cuenta el 100% del valor de una propiedad para el cálculo de los impuestos. Algunos de ellos usan un porcentaje más bajo para determinar cuál será el monto total de tu factura. Puede ser de 90%, 80% o de hasta un 75%. 

¿Cómo se calcula el valor de tu propiedad?

Lo usual, es que el tasador acuda al registro inmobiliario para seleccionar el valor de la compraventa de las casas similares que estén en tu zona. También podría incluir en el cálculo el historial de alquileres o usar un programa con la lista de impuestos actualizadas. Sin embargo, en algunos estados los tasadores visitan la propiedad y la evalúan in situ. 

Independientemente del método que utilice el tasador para evaluar tu casa o apartamento, llegará al valor promedio del mercado. Para generar tu factura de impuestos, la oficina recaudadora multiplicará este valor por la tasa impositiva. En caso que el estado solo tome en cuenta un porcentaje del valor de la propiedad, realizará primero este cálculo antes de aplicar la tasa de impuestos. 

Veamos dos ejemplos para entenderlo mejor. Vamos a imaginar que tu casa tiene un valor en el mercado de $1,000,000 y que vives en un estado que recauda el 2% del valor a la propiedad. En este caso, la oficina recaudadora multiplicará $1,000,000 x 0.02 (que es el 2%) para determinar cuánto deberías pagar este año en taxes: $20,000.

Si vives en un estado que solo considera el 80% del valor de la propiedad, entonces la oficina de recaudación de impuestos hará un cálculo diferente. Primero, calculará el 80% para obtener la base imponible, es decir, multiplicará $1,000,000 x 0.80 ( $800,000). Sobre estos $800,000 aplicará la tasa de impuestos del 2%, lo que dará un total a pagar de $16,000.

¿Cómo bajar los taxes de la casa? 6 formas de hacerlo

Ahora que ya sabes cómo se calcula tu factura de impuestos a la propiedad, es hora de hablar sobre los trucos que puedes usar para reducir el monto total. Así, podrás disminuir lo que pagas anualmente y usar ese dinero para invertirlo en otra cosa.

#1 Solicita una exención

Las exenciones de impuestos a la propiedad se aplican a las organizaciones religiosas y gubernamentales, pero también se extienden a otros escenarios. Lo cierto es que una familia puede calificar para una exención si pertenece a cualquiera de estas categorías:

  • El dueño de la casa es un veterano.
  • El uso de la propiedad es agropecuario.
  • El dueño de la casa es una persona mayor.
  • El dueño de la casa tiene alguna discapacidad.

Consejo: Consulta con tu asesor fiscal para ver si calificas para una exención. Quizás puedas bajar los taxes de tu casa usando esta alternativa. 

#2 Habla con tus vecinos

Pregúntale a aquellos vecinos que tengan casas similares a la tuya cuánto pagan en impuestos a la propiedad. Si difiere del monto de tu factura, no esperes más y dirígete al ayuntamiento de tu localidad. Muchas personas desconocen que pueden pedir información sobre las tasaciones de sus vecinos de forma fácil y gratuita, pero lo cierto es que obtener esta información podría ayudarte a disminuir lo que pagas anualmente por los taxes de tu casa.

Eso sí: limítate a examinar las estadísticas generales de aquellas propiedades que sean similares en tamaño, uso y antigüedad a la tuya. Imagina que tienes una casa de dos habitaciones con un garaje techado cuya valoración es de $160,000. Tu vecino también es el propietario de una casa con las mismas características, pero tiene, a diferencia de ti, una gran piscina, un jacuzzi y un jardín más amplio que el tuyo. Al revisar su valoración notas que es la misma o menor a la tuya. 

¿Qué puedes hacer con esta información? Pedirle una explicación de la diferencia a un representante de la oficina de tasación, ya que es probable que hayan cometido un error. Si no pueden explicar la discrepancia, tendrán que reevaluar tu propiedad y, posiblemente, bajar su precio.

Como los impuestos a la propiedad son ad valorem, al reducir el valor de la tasación, también lo hará tu factura de impuestos.

#3 Examina tu tarjeta de impuestos a la propiedad

¿Sabías que puedes tener en tus manos el historial de impuestos a la propiedad de tu casa? Este recuento estaría en la tarjeta de impuestos que se obtiene en el ayuntamiento y que incluirá todos los cambios y mejoras que han influido en el cálculo de la factura de los taxes. 

¿Qué podrías encontrar ahí? El tamaño del terreno, las medidas de la estructura construida, los materiales de construcción, las dimensiones de las habitaciones y cualquier otro elemento distintivo que le añada valor a la propiedad. 

Examina esta tarjeta con lupa en búsqueda de cualquier discrepancia. Si hay un error en las medidas del terreno o hay un registro de algo que no tienes -como una piscina- puedes solicitarle al municipio que los corrija.

En este caso, la factura de los taxes de la casa deberá actualizarse según el último valor de la propiedad, que será más bajo como consecuencia de la subsanación de estos errores.

#4 No construyas ni hagas mejoras antes de la tasación

Debes comprender que cualquier cambio estructural o mejora que le realices a tu propiedad aumentará el monto de lo que pagas en impuestos. Poner una nueva terraza, ampliar el cobertizo o incluir una piscina en el jardín son elementos que justifican que el precio del mercado de ese inmueble se eleve, y también tu factura de impuestos a la propiedad. 

Antes de emprender un proyecto como este, averigua cómo afectará al valor de la propiedad. Puedes ver casas similares a la tuya con mejoras como las que quieres hacer para determinar cuál sería la diferencia a pagar o pedir asesoramiento directamente en el departamento de recaudación de impuestos.

#5 Invita al tasador a tu casa

No todos los tasadores visitan las propiedades para hacer la valoración, pero muchos de ellos sí lo hacen. En este caso, la oficina de recaudación de impuestos te contactará para concertar una cita para la inspección. Lo primero que debes saber es que el tasador tendrá a la mano la información básica de tu propiedad y la de otras casas similares en la zona. Estos datos le ayudarán a hacer una valoración objetiva.

Sin embargo, cuando un tasador visita una casa también hace evaluaciones subjetivas. ¿Qué quiere decir esto? Que las casas más atractivas suelen tener un valor superior. Por eso nuestro primer consejo es que, en vez de preparar tu propiedad para la inspección, ¡no lo hagas! Deja el jardín tal como está, no realices mejoras estéticas -pintura, molduras, nuevas cortinas o conexiones eléctricas- y tampoco cambies los electrodomésticos. Retrasa todas estas tareas y hazlas, si lo deseas, para después de la inspección.

El segundo consejo que podemos darte es invitar al tasador a pasar a tu propiedad. Acompáñalo a pasearse por todas las habitaciones de la casa y haz referencia a los problemas que tengan. Las filtraciones, esas chimeneas que no funcionan e incluso una calefacción descompuesta pueden ayudarte a bajar el precio de la tasación.

Nota: Si acabas de hacer remodelaciones dentro del hogar, te conviene no invitar al tasador a hacer el recorrido interno. Recuerda que él no te pedirá acceso y tampoco estás obligado a dárselo. Ahora bien, si deseas pagar una factura justa, no habría problema alguno a que el inspector haga el recorrido contigo, al menos no si todas las mejoras y cambios estructurales tienen su permiso correspondiente.

#6 Apela la factura de los taxes de la casa

Si ya has hecho todo lo posible para reducir tu factura de impuestos y la oficina de recaudación se niega a corregir los errores o a concertar otra tasación, no tendrás otra opción que acudir a la vía legal. Con un abogado especialista en tributos, podrás presentar una apelación fiscal

Eso sí: debes tomar en cuenta que el abogado te cobrará una tarifa por honorarios profesionales. Lo que te conviene es evaluar si el ahorro que podrías conseguir en los taxes de la casa es mayor o menor a esa tarifa. 

Las apelaciones deben presentarse de manera oportuna, por lo que te aconsejamos que busques a un abogado lo más pronto posible. De lo contrario, tendrás que pagar esa factura de impuestos y presentar una apelación al año siguiente.

Nota: Un buen abogado te ayudará a reducir tu factura de impuestos porque llevará a tasadores objetivos, fotografías de los daños a la propiedad, entre otros. También adjuntará pruebas de que tus vecinos pagan mucho menos que tú o presentará los documentos que certifican que la información que está registrada en tu tarjeta de impuestos a la propiedad es errónea.

Cuidado: Por muy bueno que sea el abogado que consigas, debes tener en mente que apelar la factura de los taxes no es garantía de que disminuirán. Si no tienes la razón, podrían permanecer igual o, en algunos casos, aumentar.

En resumen, ¿cómo bajar los taxes de la casa?

Ese sueño de tener una casa hermosa con jardín, terraza y una vista de encanto suele venir acompañado de una gran factura de impuestos a la propiedad. Equilibrar la realización de ese sueño con taxes bajos y asequibles es difícil, pero no imposible. Hay algunos trucos que puedes aplicar para bajar los taxes de tu casa o apartamento al máximo sin tener que renunciar a esa vista de ensueño que tanto te gusta.

Uno de los ases bajo la manga sería evitar hacer mejoras justo antes de la tasación de la propiedad. También puedes hablar con los vecinos y preguntarles cuánto pagan en impuestos. Si su factura es más baja que la tuya -pero tienen una casa similar- es posible que puedas pedir una reducción de impuestos: ¡solo tienes que hacer el esfuerzo de pedirlo! 

Antes de despedirnos, recapitulemos lo que hemos aprendido hasta ahora. Saber qué son los impuestos a la propiedad y cómo funcionan te ayudará a determinar diferentes maneras de reducir lo que pagas anualmente en taxes:

  • Los impuestos a la propiedad se calculan multiplicando la tasa impositiva de la localidad por la tasación más reciente que se haya hecho de tu propiedad. Si tu casa vale menos, pagarás menos y viceversa.
  • Asegúrate de revisar con lupa la factura de impuestos. Si hay discrepancias con lo que pagas y la factura de otros vecinos con propiedades similares, ¡tienes la oportunidad de pagar menos!
  • No construyas o realices cambios justo antes de una tasación, ya que esto podría contribuir a que el valor de la propiedad aumente, elevando así la cantidad de dinero que tendrás que pagar en impuestos a la propiedad.
  • Dale la oportunidad al inspector que irá a tasar tu propiedad de conocer la casa por dentro. Quizás determine que hay algunos elementos que disminuyen su valor y, por ende, también tu factura de impuestos. 
  • Recuerda que hay exenciones locales y estatales que puedes solicitar para pagar menos impuestos por la propiedad. Averigua si calificas para alguna de ellas y completa el formulario.

La conclusión de todo esto es simple: los impuestos a la propiedad no están escritos en piedra. Con preparación, determinación y el tiempo necesario, podrás reducir tu carga impositiva y ahorrar.

Sigue leyendo:

Puntuación:

Puntuación:

Artículos relacionados:


Puntuación:

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA