Chip EMV: cómo funcionan las tarjetas con esta tecnología

La mayoría de las tarjetas de crédito nuevas tienen un Chip EMV incorporado, pero ¿para qué sirve? El chip de la tarjeta de crédito reduce las probabilidades de fraude y cambia la forma en la que haces tus compras diarias. A continuación te explicamos cómo funcionan las tarjetas con esta tecnología.

¿Qué es un chip EMV?

En octubre del año 2015 ocurrió un gran cambio en las tarjetas de crédito. Los consumidores estadounidenses se unieron a los canadienses y europeos al cambiar las tarjetas «swipe-and-sign» por las tarjetas «chip-and-signature» equipadas con chips EMV.

El uso de la tecnología EMV transfirió la responsabilidad de las transacciones fraudulentas del emisor al comerciante en caso de que la tarjeta tenga chip EMV y el comerciante no admita transacciones con chip. Desde entonces, los comerciantes han tenido un verdadero incentivo para apoyar la tecnología de chips EMV.

Estas tarjetas pueden ser identificadas por el pequeño chip EMV plateado o dorado incrustado en la cara frontal de la tarjeta. Normalmente, lo encontrarás a la izquierda, justo encima de los números.

No necesitarás buscar mucho para encontrar una tarjeta con chip, lo más seguro es que ya tengas una en tu cartera. Según la actualización de la tarjeta chip de Visa publicada en marzo de 2017, hay 421,1 millones de tarjetas chip Visa® sólo en USA, un 164% más que el año anterior. También ha habido un aumento del 409% en los comercios que aceptan tarjetas con chip desde el comienzo de la migración EMV en los EE.UU.

 

¿Qué significa EMV?

EMV es un acrónimo de Europay, Mastercard y Visa. El chip EMV es el estándar global utilizado para los chips de las tarjetas de crédito en todo el mundo, y más del 90 por ciento de las transacciones con tarjeta de crédito en Europa, Canadá, América Latina, África y Oriente Medio son ahora EMV.

¿Por qué es importante para ti tener una tarjeta de crédito con chip EMV?

En un sentido práctico, tener un chip EMV en la tarjeta de crédito cambia la forma de hacer tus compras. Como probablemente ya has experimentado, los comerciantes ahora te solicitan que insertes tu tarjeta en un lector de chips, en lugar de pasar la banda magnética en la parte posterior de la tarjeta.

Pero el chip EMV significa mucho más que una forma diferente de pagar. El método de procesamiento del chip hace que tus transacciones sean más seguras y puede ayudar a reducir el fraude con tarjetas de crédito. Más adelante hablaremos de eso, pero primero hablemos de los diferentes tipos de tarjetas con chip que puedes encontrar.

Chip y firma vs chip y PIN: ¿Cuál es la diferencia?

La mayoría de las tarjetas se consideran tarjetas de chip y firma. Después de insertar la tarjeta en un lector de chip, puede que tengas que firmar por tu compra.

El otro tipo de tarjeta es la de chip y PIN, con ella debes introducir un PIN (Personal Identification Number o número de identificación personal) para completar tu compra. Cuando la introducción de PIN no es compatible con el sistema de un comerciante, es posible que éste te pida una firma.

En el pasado, era muy importante tener una tarjeta de chip y PIN cuando se viajaba por Europa y otros lugares del mundo. Para completar las transacciones en las máquinas expendedoras automáticas, como las de las estaciones de tren, era necesario un PIN. En la actualidad, esto no representa un gran problema porque muchos quioscos te permitirán eludir el aviso del PIN. 

Sin embargo, todavía existen algunas situaciones en las que podrías verte obligado a utilizar la moneda local o encontrar un cajero para poder completar tu transacción. Si eres viajero frecuente, puede que necesites una tarjeta chip y PIN en algún momento.

La seguridad del chip EMV explicada

Como explica Chris Allen, fundador de la empresa tecnológica FirmTree, las tarjetas magnéticas representan un riesgo de seguridad considerable. «Los comerciantes sólo necesitan el número de la tarjeta y la fecha de caducidad para que la transacción se complete», señala.

Dado que se utiliza el mismo conjunto limitado de números para autenticar cada transacción, es más fácil para los ladrones robar esos números y fabricar tarjetas falsificadas con datos robados.

Por otro lado, «las tarjetas con chip EMV proporcionan más seguridad que las tarjetas de banda magnética y de firma debido al código único que se crea para cada una de las transacciones con tarjeta de crédito». Este código aleatorio de una sola vez, está encriptado y es extremadamente difícil para los delincuentes duplicarlo sin un equipo costoso.

Hasta ahora, el cambio parece estar funcionando. Según Visa, el número total de dólares robados por fraude se redujo en un 58 por ciento en diciembre de 2016 en comparación con el año anterior. Esta mejora fue para los comerciantes que se actualizaron a la tecnología de chip EMV.

¿Son las tarjetas con chip y firma tan seguras como las tarjetas con chip y PIN?

Las tarjetas con chip y firma se consideran menos seguras porque dependen de que los comerciantes verifiquen que tu firma coincida con la del reverso de tu tarjeta.

Las tarjetas con chip y PIN son más difíciles de usar de forma fraudulenta, ya que los delincuentes deben conocer tu PIN para completar una transacción. Sin embargo, incluso sin requerir un PIN, se dice que las tarjetas con chip son más seguras que las tarjetas de crédito sin chip.

Qué es un Chip EMV

Otras formas de protegerse del fraude con tarjetas de crédito

Protegerse del fraude con tarjetas de crédito requiere mucha precaución. «Los consumidores deben vigilar sus extractos de tarjeta de crédito y sus informes de crédito», dice Allen.

Informa inmediatamente de cualquier compra que no reconozcas y haz un seguimiento para asegurarte de que no estás en presencia de una transacción fraudulenta.

También debes asegurarte de proteger todos los datos de tu tarjeta de crédito. Los estafadores a menudo tratan de engañar a los consumidores desprevenidos creando correos electrónicos de aspecto oficial donde piden los detalles de la tarjeta de crédito, por lo que siempre debes comprobar la fuente antes de hacer clic en un enlace o responder a un correo electrónico con información personal sensible.

En resumen

La seguridad de las tarjetas de crédito sigue mejorando, y los chips EMV representan una parte significativa de esa mejora. Aún así, es importante señalar que nunca estás completamente a salvo, el riesgo aún existe. Si bien las transacciones personales con una tarjeta de chip suelen ser más seguras, los delincuentes pueden recurrir a transacciones más vulnerables como las que se realizan solo con los datos de las tarjetas, este es el caso de las compras por Internet o por teléfono. De esta forma pueden seguir estafando a los consumidores.

En el desafortunado caso que seas víctima de un fraude, tu responsabilidad se limita a 50 dólares, en virtud de la Ley de Facturación Justa del Crédito. Eso es una buena noticia; sin embargo, la sensación que puedes llegar a tener cuando alguien viola tu crédito y tu información personal es más desagradable que una pérdida de 50 dólares.

¿La moraleja de la historia? Cuando revises los estados de cuenta de tu tarjeta de crédito, debes estar atento ante cualquier movimiento desconocido o sospechoso para poder reportar cualquier cosa que te parezca sospechosa.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!