¿Qué es un Credit Default Swap (CDS)? Todo lo que debes saber

GDSHBFFF32540111

Los contratos bilaterales son comunes en el ámbito financiero, en especial cuando se trata de compartir el riesgo, compartir la deuda o trasladar el riesgo. Este tipo de instrumentos legales son emitidos y suscritos -al menos, en la mayoría de los casos- por bancos y otras instituciones financieras, y tienen como objetivo evitar pérdidas de capital o un incumplimiento. Dentro del mundo de los contratos financieros, uno de los más comunes es el CDS o Credit Default Swap, conocido en español como permuta de incumplimiento crediticio y este será el tema central de este artículo.

¿Qué es un Credit Default Swap (CDS)?

Un Credit Default Swap (CDS) o permuta de incumplimiento crediticio es un contrato financiero que le permite a un inversionista intercambiar o compensar de alguna forma su riesgo de crédito con otro inversionista. Por ejemplo, si un banco está preocupado porque piensa que el emisor de los bonos que ha adquirido va a incumplir los términos conexos al título, podría usar un Credit Default Swap para compensar o intercambiar ese riesgo con una institución externa.

Para hacerlo, el banco le compraría un CDS a otro inversionista -probablemente, una institución financiera sólida- que, a su vez, aceptaría reembolsar al banco el monto que el emisor del bono -también denominado prestatario- no pague a futuro

Podría decirse que, al menos a simple vista, estamos frente a una especie de seguro contra impago, ya que el vendedor del CDS actuaría tal como lo hace un asegurador. Además, el contrato tiene otras similitudes con las pólizas de seguro porque la mayoría de los CDS requieren del pago continuo de una prima para mantener la vigencia del contrato.

Nota: Los Credit Default Swaps o CDS son la forma más común de derivar un crédito y pueden activarse en distintos escenarios.  Las situaciones más comunes son ante la incertidumbre de cobro de bonos municipales, bonos de mercados emergentes, bonos de alto rendimiento, valores respaldados por hipotecas o bonos corporativos.

¿Cómo funcionan los Credit Default Swaps o CDS?

Los CDS están diseñados para transferirle a otra parte la exposición crediticia de los productos de renta fija. En un CDS, el comprador del swap le realiza pagos continuos al vendedor hasta la fecha de vencimiento del contrato. A cambio, el vendedor del swap acepta que, en caso de que el emisor de la deuda (prestatario) no cumpla o caiga en insolvencia financiera, le pagará al comprador el valor de la deuda, así como los intereses que se habrían generado durante la mora.

En el mundo de los CDS, hay ciertos eventos crediticios que podrían hacer que el comprador de la protección rescinda o resuelva el contrato. La mayoría de estos eventos están descritos en el mismísimo contrato y suelen ser los siguientes:

  • Moratoria
  • Repudio de la deuda
  • Incumplimiento de pago
  • Aceleración de las obligaciones
  • Quiebra de la entidad de referencia

Los bonos y otros títulos de deuda conllevan el riesgo de que el prestatario no reembolse el monto de la deuda o sus intereses. Debido a que los títulos de la deuda suelen tener un plazo de vencimiento largo -de hasta 30 años- es difícil para el inversionista hacer estimaciones confiables sobre ese riesgo durante toda la vida del instrumento.

Los CDS se han convertido en un método altamente popular para gestionar este tipo de riesgo. Para que te hagas una idea de su importancia, bastaría con que sepas lo siguiente: el U.S. Comptroller of the Currency emite un informe trimestral sobre los derivados de crédito. El último informe -publicado específicamente en el mes de junio de 2018- estimó el tamaño de todo el mercado de derivaciones de crédito en $4.2 billones. En este caso, los CDS representaron un total de $3.68 billones.

Los Credit Default Swaps CDS como seguro

Los Credit Default Swaps o CDS funcionan, en efecto, como un seguro contra impago. A través de un CDS, el comprador puede evitar las consecuencias negativas del posible incumplimiento de un prestatario. ¿Cómo? Transfiriendo parte o todo ese riesgo a una compañía de seguros o a cualquier otra institución financiera que emita CDS a cambio del pago de una tarifa, que podría asimilarse a una prima.

De esta manera, el comprador de un swap CDS recibe una especie de protección financiera, mientras que el vendedor del swap garantiza el pago de la deuda. Vamos a poner un ejemplo para verlo mucho mejor: el comprador de un swap de incumplimiento crediticio tendrá derecho al valor nominal del contrato y el vendedor del swap es quien se obliga a garantizar ese pago, incluyendo el de cualquier interés que se genere. Esta obligación nacerá cuando el emisor de la deuda no cumpla con sus obligaciones.

Importante: Toma en cuenta que el riesgo sujeto al crédito no se elimina, sino que se transfiere al vendedor del CDS. ¿Eso significa que el comprador del swap está más seguro? En parte, pero podría suceder que el vendedor del CDS incumpla tal como lo hizo el prestatario. Esta, de hecho, fue una de las causas de la crisis financiera del 2008: los vendedores de CDS -como Lehman Brothers, Bear Stearns y AIG- incumplieron con sus obligaciones como vendedores de CDS.

Si bien el riesgo del crédito no se elimina con la firma de un CDS, podríamos afirmar que se reduce enormemente. Por ejemplo, si el prestamista A le ha otorgado un préstamo al prestatario B con una calificación crediticia de rango medio, el prestamista A puede aumentar la calidad del préstamo comprando un CDS emitido por un vendedor que tenga una mejor calificación crediticia -y también un mejor respaldo financiero- que el del prestatario B. Como ves, el riesgo no ha desaparecido, pero se reduce con la firma del CDS.

Si el emisor de la deuda no cae en mora, es decir, cumple con el pago del préstamo, y todo va bien; entonces el comprador del CDS terminaría perdiendo dinero. Recuerda que el comprador debe pagar una especie de prima periódica hasta el vencimiento del contrato. No obstante, este es un pago que al comprador no le preocupa porque la pérdida sería mucho mayor si el prestatario no paga y no tiene un CDS que lo respalde.

Nota: Cuanto más crea el propietario de un título o bono que su emisor caerá en mora, más deseable será tener un CDS y, por ende, más dinero costará.

¿Quienes participan en un Credit Default Swap o CDS?

Cualquier situación en la que se firme un swap CDS, tendrá un mínimo de tres partes:

La institución que emitió la garantía de deuda o prestatario

Este puede ser 1) un país, estado o municipio, o 2) una empresa. La condición principal es que esta institución haya emitido un bono de deuda o cualquier otro tipo de título valor. Supongamos que una compañía vende un bono con un valor nominal de $100 a un plazo de vencimiento de 10 años. Esta empresa realmente está recibiendo un préstamo por parte del comprador del bono. De hecho, por eso la compañía se compromete a devolverle sus $100 al finalizar el período de 10 años, en conjunto los intereses prometidos. Sin embargo, hay ocasiones en que el emisor no es capaz de garantizar que pagará ese préstamo en las condiciones preestablecidas. Como consecuencia, el comprador de la deuda o del título valor está asumiendo un riesgo.

El comprador de la deuda

Quién será, a su vez, el comprador del CDS, en caso de que así lo decida. 

El vendedor del CDS

Este suele ser un banco o una compañía de seguros. Este vendedor es el que garantiza el pago de la deuda adquirida entre el emisor del bono y el comprador del bono a cambio de una cantidad de dinero continua, que podría verse como una prima. Como ves, el funcionamiento del Credit Default Swap es muy similar a una póliza de seguros de una casa o carro.

Los CDS son instrumentos complejos porque se negocian sin un procedimiento estándar. ¿Qué quiere decir esto? Que el mercado de los CDS está lleno de especulaciones. Quienes se inicien en el negocio de los CDS lo hacen solo porque creen que pueden obtener ganancias. Por ejemplo, supongamos que hay un CDS que recibe $10,000 trimestralmente para asegurar el pago de un bono de $10 millones. 

La compañía que originalmente vendió el CDS cree que la calidad crediticia del prestatario ha mejorado, pero los pagos o primas del CDS siguen siendo altos. La compañía podría decidirse por vender los derechos de esos pagos y obligaciones a otro comprador por un alto precio y así obtener ganancias.

Vamos a cambiar de escenario por un minuto. Ahora imagina que un inversionista cree que es probable que la compañía A no cumpla con el pago del bono porque se ha enterado que su salud financiera se ha desplomado. Este inversionista puede comprar un CDS en un banco que le pagará el valor de la deuda más intereses en caso que la compañía A no pague. Aunque técnicamente no estaría ganando, tampoco perdería su inversión.

En las clases de economía, ponen como ejemplo una situación irreal para entenderlo mejor. Imagina que el banco que te otorgó el préstamo de tu hipoteca es tu vecino y se entera que te has quedado sin trabajo. Como él tiene una deuda por cobrar y está 100% seguro de que no podrás pagarle, compra un CDS antes de que la propiedad pase a un pre-foreclosure. Así, recibirá el monto total del préstamo y los intereses.

Nota: Si bien los swaps CDS pueden asegurar el pago de un bono durante la duración del contrato, no necesariamente tienen que cubrir la totalidad de la deuda. Supongamos que un inversionista lleva 2 años con un título (válido por 10 años), y justo ahora se entera de que el emisor de la deuda están en problemas financieros. El propietario del bono puede optar por comprar un CDS con un plazo de cinco años. Esto protegería su inversión hasta el séptimo año de vigencia del bono. ¿Por qué no lo compró por siete años? Porque considera cinco años son más que suficientes para que el emisor del bono se recupere financieramente hablando.

Incluso es posible que los vendedores de los CDS se aseguren. Por ejemplo, si el vendedor de un CDS piensa que realmente el prestatario demuestra un alto riesgo de incumplimiento, puede comprar su propio CDS en otra institución financiera o vender el contrato de CDS a otro banco para compensar los riesgos. Esto trae como consecuencia que la cadena de propiedad de un CDS sea larga y compleja de entender, lo que dificulta el seguimiento del tamaño y de las características propias de este mercado.

Ejemplo de un CDS en el mundo real

Los CDS se popularizaron durante la crisis de la deuda soberana europea. En septiembre del 2011, los bonos del gobierno de Grecia tenían una probabilidad de incumplimiento del 94%. Se estima que los inversionistas con bonos griegos pagaron $5.7 millones por adelantado más $100,000 cada año por un CDS para poder asegurar $10,000,000 en bonos por un plazo de cinco años. Muchos fondos de cobertura incluso utilizaron un Credit Default Swap para generar la expectativa de que el país, de seguro, sería incapaz de pagar.

En resumen, todo lo que debes saber sobre el Credit Default Swap (CDS)

  • Las permutas de incumplimiento crediticio o Credit Default Swap (CDS) son contratos de derivación de crédito. Estos permiten a los inversionistas trasladar el riesgo del crédito de una empresa, país, o cualquier otro sujeto emisor del bono a su contraparte.
  • Los swaps de incumplimiento son el tipo más común de derivación de crédito OTC. Y a menudo, se emplean para transferir a otro la exposición o riesgo crediticio que representan los productos de renta fija.
  • Los CDS se personalizan según los requerimientos de las partes involucradas. Esto podría hacerlos un poco opacos, no líquidos o difíciles de rastrear para los entes reguladores.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

1 comentario en “¿Qué es un Credit Default Swap (CDS)? Todo lo que debes saber”

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!