Billete de 1,000 dólares: ¿Existe?

El sistema monetario de los Estados Unidos ha pasado por muchos cambios a lo largo de los años, especialmente en materia del papel moneda. Estos cambios en los billetes no se efectúan sin razón alguna, sino que responden a ciertas necesidades clave del mercado. Una de ellas es superar a los sofisticados métodos de falsificación que se utilizan en el crimen organizado, por los ladrones y por aquellos grupos que se dedican al lavado de dólares. El billete de 1000 dólares no está excento de esos cambios.

Por supuesto, hay otros motivos detrás de estos cambios, como la falta de la demanda de los ciudadanos -o de los países del mundo que usan dólares indistintamente- y el aumento de los costos de la emisión de papel moneda. Debido a estos cambios, la historia está llena de diferentes denominaciones de papel moneda, algunas de las cuales se han convertido -prácticamente- en los protagonistas de un mito. ¿Un ejemplo? El billete de 1000 dólares.

Si te has quedado con la boca abierta porque pensabas que este billete nunca existió en realidad, ¡te entendemos! No obstante, lo cierto es que el Tesoro de los Estados Unidos sí imprimió el billete de $1,000, pero paralizó su emisión hace muchísimos años. Aunque parezca mentira, esto no quiere decir que el billete de $1,000 haya perdido su valor.

¿Conclusión? No estamos frente a un trozo de papel común: podría decirse que sigue teniendo valor y utilidad.

¿Existe el billete de 1000 dólares?

Sí. Lo creas o no, el billete de 1000 dólares es real y todavía se considera de curso legal, aunque posiblemente nadie se atreva a usarlo por su valor real en el mercado. Sin embargo, las posibilidades de que te tropieces con uno son muy escasas, al menos si sucede accidentalmente. 

Para que te hagas una idea, en el año 2009, solo había alrededor de 165,000 billetes de $1,000 en el mercado. ¿Dónde están? Pues, la mayoría de ellos está en los museos o en manos de los coleccionistas de numismática.

Billete de 1000 dólares

La historia del billete de 1000 dólares

El gobierno de los Estados Unidos emitió el primer billete de $1,000 en el año 1861. En ese mismo año, este billete fue incluido entre los primeros de los Estados Confederados de América. Para ese período, Montgomery era la capital de la Confederación.

Aunque este formato estaba predestinado a ser sumamente valioso (en aquella época, mil dólares era muchísimo dinero) estalló la guerra. ¿Resultado? El papel moneda emitido por la Confederación perdió su valor casi por completo.

De hecho, después de la Guerra Civil, muchas personas destruyeron y quemaron todos estos billetes ya que no tenían ningún valor. Claro que, no todos los ejemplares se perdieron: algunas familias guardaron sus billetes de $1,000 como un objeto de colección o como recuerdo. Justamente por eso hay tan pocos billetes de $1,000 en la actualidad.

Como dato curioso, debes saber que los primeros billetes de 1,000 dólares fueron impresos para ayudar al Estado a financiar la guerra revolucionaria. Al menos así lo afirmó Matthew Batman, uno de los asistentes de los curadores de la Sociedad Numismática Americana. (Esta es una organización que estudia las monedas y los billetes de los Estados Unidos) 

Los billetes de $1,000 fueron emitidos por el Congreso Continental que representaba a las 13 colonias. En ese momento, estos billetes de 1,000 dólares se utilizaban solo en los negocios de bienes raíces -esto por su alto valor- y también para facilitar la transferencia de dinero de un banco a otro. En el año 1928, el papel moneda fue reformado para emitirlo en un tamaño más compacto (el tamaño actual). 

Debido a esto, se incrementó la impresión de billetes de $1,000. De hecho, se imprimieron millones de estos billetes. 

¿Quién aparece en el billete de 1000 dólares?

En realidad, hay dos personas estampadas en el billete de 1,000 dólares: Alexander Hamilton y el presidente Grover Cleveland. No, no se trata de un retrato compartido. Hay dos personajes en estos billetes porque existen dos formatos de 1,000 dólares diferentes. ¡Vamos a conocer un poco sobre ellos!

El billete de 1,000 dólares, serie 1918, sello azul (Blue Seal Bill)

El primer billete de 1,000 dólares fue impreso y puesto en circulación en el año 1918. Este es el formato que tiene la cara de Alexander Hamilton en el frente y un águila en el dorso de él. 

Pero, ¿por qué se eligió a Alexander Hamilton para este billete? Además de tener un musical de Broadway sobre su vida -cosa que no es muy relevante en materia financiera, pero es un dato curioso- Alexander Hamilton fue el Padre Fundador al que se le atribuye la creación del sistema financiero de los Estados Unidos.

El billete de 1,000 dólares, serie 1928, sello verde (Green Seal Bill)

El segundo billete de 1000 dólares llegó solo diez años después, es decir, en el año 1928. Este fue -en realidad- un proyecto de papel moneda en el que se eligió utilizar la cara de un personaje diferente. ¿Cuál? La del presidente Grover Cleveland

¿Por qué Grover Cleveland? Bueno, fue el presidente número 22 y 24 de los Estados Unidos. ¿Notaste lo que lo hace especial? Si no lo hiciste, te lo decimos: se trata del único presidente que ha servido dos mandatos no consecutivos, al menos hasta ahora.

Un punto importante a recordar es que estos billetes son de la Reserva Federal, es decir, no están certificados por oro o plata.

Dato curioso: Puede que esta afirmación te impresione aún más, pero lo cierto es que estos no son los primeros billetes de $1,000 que se han visto en los Estados Unidos. Como dijimos anteriormente, durante la Guerra Civil, la moneda confederada incluía también un billete de 1,000 dólares. Como no son billetes nacionales, el Tesoro de los EE.UU. no considera este formato como de curso legal.

La pregunta del millón de dólares: ¿cuánto vale un billete de $1,000?

¿Está interesado en comprar un billete de 1,000 dólares? De entrada te decimos que no será nada fácil. Encontrar un billete de 1,000 dólares a la venta es bastante raro, al menos fuera del mercado de coleccionistas. ¿Por qué? Porque la mayoría de las grandes denominaciones de la moneda de EE.UU. entran en la categoría de papel moneda fuera de circulación.

Incluso si encuentras uno en una venta de garaje, debes saber que un billete de $1,000 está valorado en mucho más que lo que indica su valor nominal. Debido a su rareza, normalmente se puede comprar uno por un monto superior a los $20,000.

Esto significa que si conoces a una persona mayor con montones de billetes viejos escondidos en el ático, podrías querer ayudarla a revisar cada uno de ellos. Quizás encuentres un billete de extremada rareza, ¡como este! De hacerlo, podrían estar sentados en una mina de oro.

Como en todo objeto de colección, el valor de un billete de 1,000 dólares dependerá también de su condición actual. Cuanto más conservado esté, mayor será su precio en el mercado. Para ayudarte a determinar los rangos de los precios que podrías encontrarte allá afuera, hemos decidido discutir aquí las categorías que se utilizan en el mercado de compra-venta de papel moneda:

  • Muy fino: Normalmente se le da esta calificación a los billetes que estuvieron durante mucho tiempo en circulación, pero que todavía tienen su estampado relativamente nítido. Es posible que tengan algunas manchas y pliegues.
  • Extremadamente fino: Es decir, aquellos billetes que han circulado, pero por menos tiempo que los anteriores. Este billete mostrará la nitidez del original y será tan brillante como uno que veas por ahí hoy en día. No tendrá manchas ni decoloraciones, pero sí podría mostrar restos de algunos pliegues.
  • MS 63 sin circular: La calificación más alta y cara en materia de coleccionistas. Se trata de los billetes que no estuvieron en circulación ni una sola vez. Están prácticamente nuevos. No tienen decoloraciones, marcas de agua, manchas o pliegues.

¿Por qué ya no se usan billetes de 1,000 dólares?

Aunque todavía son de curso legal, los billetes de alta denominación -como nuestro protagonista de $1,000- se dejaron de imprimir en el año 1945. Luego, en 1969, el Banco de la Reserva Federal los descontinuó oficialmente por «falta de uso».

Originalmente, el propósito de estos billetes de alta denominación era ayudar a los bancos y al gobierno federal a hacer grandes transacciones. Con la introducción del sistema electrónico para el manejo del dinero, el uso del papel moneda de alta denominación -en conjunto con los grandes billetes- desapareció. Ya no son necesarios. 

Al haber grandes falsificadores allá afuera -y con la posibilidad latente de que las organizaciones criminales puedan aprovecharse de este formato de alto valor- es muy poco probable que la Reserva Federal considere imprimirlos nuevamente. Otra razón por la que el billete de 1,000 dólares fue descontinuado es que su producción no era muy rentable. De hecho, era más barato imprimir un montón de billetes de $1 dólar que un billete de $1,000.

Es comprensible que denominaciones tan altas como estas ya no existan. Recordemos que en pleno siglo XXI, ya nadie usa demasiado el papel moneda. A fin de cuentas, es mucho más seguro -y fácil- llevar una tarjeta de crédito o débito que un montón de billetes en el bolsillo. 

En conclusión, ¡el billete de 1,000 sí existió!

Para resumir:

  • Sí, existe un billete de 1,000 dólares y se considera -técnicamente- como moneda de curso legal, aunque no lo sea.
  • El billete de 1,000 dólares vale mucho más que eso. De hecho, su precio promedio en el mercado es de $20,000 por unidad.
  • Los rostros de Alexander Hamilton y Grover Cleveland adornan las dos series de billetes de 1,000 dólares de los Estados Unidos.
  • Su propósito original era facilitar las grandes transacciones entre los bancos y las instituciones del gobierno de los EE.UU. Muchos de estos billetes se usaban para transferir grandes sumas de dinero de banco a banco o para comprar propiedades inmobiliarias.

¿Sabías que el billete de $1,000 no está solo? También había un billete de 500 dólares, un billete de 5,000 dólares, un billete de 10,000 dólares e incluso un billete de 100,000 dólares.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!