¿Qué significa «credit card churning» y cómo puedes aprovecharlo?

Si te encanta ahorrar, tanto así que coleccionas cupones de descuento y ofertas, posiblemente también seas un fanático de las tarjetas de crédito con recompensas que ofrecen millas y bonos de bienvenida, ¿cierto? No obstante, suscribirte a varias tarjetas de crédito al mismo tiempo para aprovecharte de estas bonificaciones podría ser una espada de doble filo. Una estrategia que usan las personas que les gusta todo eso es el «credit card churning».

Recuerda que, si tienes muchas tarjetas de crédito y no controlas tu consumo, podrías terminar endeudado e incluso dañar tu puntaje de crédito. Por tanto, si practicas el credit card churning debes hacerlo con cuidado. Pero, ¿qué significa “credit card churning” y cómo puede afectarte? Veámoslo de seguida.

¿Qué es credit card churning?

El credit card churning es una práctica en la que incurren algunos consumidores. La misma implica solicitar nuevas tarjetas de crédito con frecuencia para obtener y acumular bonos de bienvenida. Aunque de entrada podría sonar como una idea fantástica, realmente representa una estrategia de alto riesgo. 

Pero, ¿por qué podría considerarse una estrategia de alto riesgo? Principalmente, porque implica una verificación frecuente de tu crédito (algo que podría afectar tu puntaje negativamente) y eleva el riesgo de impago por la acumulación del cobro de tarifas, saldo deudor e intereses.

Ahora bien, esto no quiere decir que el credit card churning no tenga ventajas, las tiene ¡y muchas! Solo hay que saber cómo aprovecharse de esta práctica para evitar cualquier consecuencia negativa.

Beneficios del credit card churning

Muchos de los emisores de tarjetas de crédito del mercado ofrecen excelentes bonos de bienvenida cuando un nuevo cliente solicita alguna de sus tarjetas. De ser aprobados, estos titulares podrán disfrutar de diferentes recompensas, desde reembolsos en efectivo y millas de viajero hasta pases a las salas VIP de los aeropuertos, puntos de canje y descuentos.

Ahora bien, los “premios” no estarán disponibles hasta el fin de los tiempos. La mayoría de las tarjetas le otorgan al usuario 90 días (que comienzan a contarse desde la aprobación de la tarjeta) para que pueda acceder a las bonificaciones. No obstante, y a pesar de esta limitante, todavía hay una ventaja: este tipo de recompensas y descuentos no suele obtenerse con una tarjeta de crédito clásica.

Viéndolo de esta forma, registrarte en varias tarjetas de recompensas podría permitirte acumular muchos más beneficios de los que podrías obtener si te quedas con una sola.

Piensa que ni siquiera será necesario que uses la tarjeta o la mantengas activa después de obtener estos bonos. Justamente este factor es lo que hace que el credit card churning sea una práctica tan popular. Y es que, si te fijas, podría utilizarse como una forma fácil y rápida de ahorrar sin tener que mover un dedo.

Nota: Estas ventajas se incrementan si las combinas con otras estrategias, como inscribirte en un programa de fidelización. Otra alternativa sería usar la tarjeta en las tiendas afiliadas y así adquirir el mismo producto que deseas a un precio mucho más bajo.

Qué es credit card churning

Cómo usar el credit card churning sin morir en el intento

Si te interesa sacarle provecho al credit card churning y, por supuesto, a las cientos de recompensas que hay en el mercado, ¡felicidades! Hemos preparado una sección de ayuda que te permitirá beneficiarte de esta práctica sin tener que asumir un alto riesgo:

¡No pidas más tarjetas de las que puedes manejar!

Sí. Tener muchas tarjetas de crédito de recompensas suena perfecto, pero no todo es color de rosas. Piensa que, para que cada una de estas tarjetas te entregue el tan deseado “premio”, tendrás que hacer un gasto mínimo en 90 días. Si solicitas varias tarjetas a la vez y asumes este gasto en el mismo período de tiempo, podrías terminar endeudado. Por supuesto, entrar en mora no formaría parte de los beneficios que esperabas obtener, ¿o sí?

Evalúa muy bien las tarifas, cargos y comisiones

Muchas de las tarjetas de crédito con recompensas que hay en el mercado se promocionan como un instrumento libre de tarifas de mantenimiento. Pero, ¡cuidado! Esto no es tan cierto. Durante el primer año, el emisor exime al consumidor del pago de este cargo de mantenimiento anual, pero después de ese primer año se volverá a aplicar. ¿Qué quiere decir esto? Que debes evaluar muy bien las tarifas, cargos y comisiones.

Analiza si pagar las tarifas sujetas a la tarjeta vale la pena cuando las comparas con los beneficios. Por ejemplo, supongamos que una tarjeta te ofrece una estadía gratuita en un hotel de lujo cada año. Si la tarifa anual es inferior a lo que cuesta la habitación en ese hotel (y piensas aprovechar esa noche gratuita de alojamiento) puede que mantener la tarjeta activa sea una buena idea.

No obstante, y aún cuando la recompensa te atraiga, también deberás evaluar el APR y los cargos conexos sujetos a las operaciones. ¿Por qué? Porque para canjear ese premio tendrás que usar la tarjeta al menos una vez al mes. Si el monto de los intereses o cargos que vas a pagar, más la tarifa de mantenimiento, es superior a lo que cuesta una noche en el hotel, deberías replantearte la solicitud de la tarjeta.

Revisa cada oferta con detenimiento y ¡compárala!

No asumas que esa oferta tan fantástica que ha llegado a tu correo electrónico o que ves en la página web del banco es única o la más favorable para ti. Recuerda que los emisores de las tarjetas de crédito cambian sus ofertas a menudo y compiten entre ellos para poder ganar más clientela.

¿Qué escenarios podrían suceder? Que, por ejemplo, el banco te ofrezca una generosa oferta por tiempo limitado y que haya otra que la iguale duplicando o triplicando el plazo permitido. Por eso es importante que revises muy bien estas promociones y las compares con otras.

¿Nuestra recomendación? Consulta varias páginas web y evalúa con detenimiento las condiciones de cada oferta. ¿Qué elementos deberías considerar? Cuánto dura la promoción, si cuenta con un APR introductorio del 0%, qué otras recompensas ofrece, etc.

Lee los términos y condiciones de la tarjeta

Saber qué vas a firmar es imprescindible para determinar si esa tarjeta de recompensas que tanto te gusta vale la pena. Recuerda que algunos emisores limitan el canje de la bonificación. Por ejemplo, American Express le permite a sus titulares canjear un bono por tarjeta al año. ¿Qué quiere decir eso? Que solo podrás obtener un premio, oferta o recompensa anual. 

Si esa recompensa no es tan jugosa como otras, quizás prefieras solicitar otra tarjeta que sea mucho más flexible en los términos y condiciones o una alternativa que funcione como una tarjeta de fidelización, es decir, que te dé el doble o triple de puntos, millas, entre otros.

Evita pedir varias tarjetas en un corto período de tiempo

Piensa que los emisores podrían denegar tu solicitud si has pedido demasiadas tarjetas en los últimos 12-24 meses, incluso si cuentas con un excelente puntaje de crédito. Esto se debe a que los prestamistas, bancos e instituciones financieras revisan la cantidad de solicitudes recientes que se reflejan en tu informe de crédito. ¿En qué se basan para denegar tu solicitud? En que, si has solicitado muchas tarjetas en un corto lapso de tiempo, quizás no cuentes con suficiente solvencia financiera.

Asegúrate de pagar tu tarjeta de crédito

Si tienes varias tarjetas de crédito, organízate para crear un plan de pagos mensual y cerciorarte de pagarlas a tiempo. Esto te permitirá evitar cualquier cargo adicional por pagos atrasados y decirle adiós a las notas de mora en tu informe de crédito. Recuerda que el retraso en los pagos de tu tarjeta podría reducir tu puntaje o score crediticio y así dificultarte la capacidad de solicitar otros créditos o préstamos en el futuro.

Nota: Si dejas de pagar el saldo pendiente o el mínimo de tu tarjeta, podrías perder también todos los beneficios y recompensas.

Mantente alejado de las transferencias de saldo y de los adelantos en efectivo

Recuerda que este tipo de transacciones no cuentan como compras y, por ende, no te ayudarán a alcanzar el mínimo de gasto requerido para pedir el bono. Además, no solo reducirán tu límite de crédito: también quedarán sujetas a un APR mucho más alto que el que se aplica en caso de las compras. A esto se le suma también la generación de cargos y tarifas añadidas a la transacción, algo que te dejaría con una deuda muy alta en tu nueva tarjeta de crédito.

Si puedes hacerlo, ¡paga el saldo de la deuda de contado!

Los expertos siempre recomiendan que los consumidores eviten gastar más dinero del que pueden pagar con sus tarjetas de crédito y esto no cambia porque la tarjeta te ofrezca beneficios. Si tienes la capacidad financiera de pagar de contado el saldo deudor, ¡hazlo! Eso te permitirá evitar que se generen intereses sobre el monto a pagar.

Si no puedes pagar el monto total de la deuda, considera pagar más del mínimo y hacer varios abonos periódicos para reducir el saldo. Y recuerda: si ya estás experimentando dificultades para asumir los compromisos contraídos con tus tarjetas de crédito, ¡no solicites más! Sal primero de las deudas y, si lo necesitas, cancela alguna de tus tarjetas para evitar caer en impagos en el futuro.

Nota: Recuerda que los intereses y tarifas que se te apliquen por tener altos montos de deuda en tu tarjeta de crédito podrían reducir el beneficio que obtendrías con ella.

Crea una hoja de registro de tu credit card churning

¿Con qué propósito? Para mantenerte al día con los detalles de cada una de las tarjetas de crédito que has solicitado y que hayan sido aprobadas por el banco emisor. Para hacerlo, bastará con crear una tabla en un procesador de textos o usar una hoja de cálculo que incluya datos como los siguientes:

  • El emisor de la tarjeta de crédito.
  • La tarifa anual de mantenimiento.
  • La fecha de solicitud de la tarjeta.
  • El nombre de la tarjeta de crédito.
  • La cantidad de premios o bonificaciones.
  • Cuándo se terminan los APRs promocionales.
  • Si ofrece o no reembolsos en efectivo y el límite.
  • Si ya usaste el bono o si está pendiente por usar.
  • Cuánto te falta para poder pedir las recompensas.
  • Cuánto debes gastar para acceder a los beneficios.
  • El saldo actual de la tarjeta y el límite de gasto permitido.
  • La fecha límite que tienes para alcanzar el límite de gastos.
  • La cantidad de bonificaciones o premios que has obtenido con la tarjeta.
  • La fecha en la que se comenzará a aplicar la tarifa anual. (En caso que no aplique durante el primer año)

¿Hay límites  para hacer credit card churning?

De hecho, sí. Los emisores de las tarjetas de crédito desean ganar clientes y mantenerlos por mucho tiempo, al menos más que un par de meses. Pero, ¿cómo se aseguran de que esto suceda? Simple: tomando ciertas medidas que impidan que el cliente cancele la tarjeta con facilidad. Por ejemplo, algunos bancos limitan la cantidad de tarjetas de crédito que puedes solicitar con ellos en un año o incluso durante toda la vida. Analiza este factor antes de implementar tu estrategia de credit card churning.

¿El credit card churning afecta el puntaje de crédito?

Sí, pero no necesariamente. El credit card churning tiene un impacto en tu tarjeta de crédito, pero no siempre es negativo. Por ejemplo, si solo solicitas una buena tarjeta de recompensas al año, tendrás una verificación en tu informe y tu límite de crédito subirá. Mientras más crédito disponible tengas (y siempre que no canceles la tarjeta) tu puntaje subirá un poco y se mantendrá.

No obstante, si no pagas tu tarjeta a tiempo o gastas demasiado sin reducir la deuda, sí podrías notar una disminución en tus puntos. Recuerda que el historial de pagos y el porcentaje o tasa de uso del crédito total disponible representa entre un 30% y un 35% de tu puntaje de crédito. Por ende, si realizas todos tus pagos mensuales y mantienes una deuda baja en la tarjeta, no deberías tener problemas.

Eso sí: tal como lo dijimos anteriormente, si solicitas muchas tarjetas de crédito en el mismo año, podrías ver que tu puntaje disminuye. ¿Por qué? Porque las consultas de crédito (conocidas como «hard inquiries«) representan una investigación exhaustiva a tu informe y cada una de ellas podría reducir tu puntaje en unos 5-10 puntos. En consecuencia, si solicitas 10 tarjetas de crédito en el año, podrías perder entre 50 y 100 puntos de tu calificación.

Además, abrir nuevas cuentas también podría tener un impacto negativo en tu score. Piensa que algunos emisores le solicitan a sus clientes abrir una nueva cuenta en el banco para poder acceder a la tarjeta. Estas “aperturas de cuentas” afectan al 15% del puntaje de crédito, así que debes tener mucho cuidado cuando planificas tu estrategia de credit card churning.

Nota: Así como podría haber consecuencias negativas en tu puntaje, existe la posibilidad de que el credit card churning tenga el efecto contrario. También es posible que, si lo implementas con responsabilidad, aumentes tu puntaje en un corto período de tiempo. Para hacerlo, solicita pocas tarjetas, haz pagos de contado cuando puedas, nunca olvides pagar la cuota mensual, cuídate de no caer en retrasos y mantén el porcentaje de uso del crédito rotativo tan bajo como puedas.

Consejo: Verifica tu crédito con frecuencia para conocer tu puntaje y cuidarlo al máximo. Algunas tarjetas te ofrecen una verificación gratuita (que no tendrá impacto negativo en tu calificación porque la realizas tú mismo) en Equifax, Experian o TransUnion. Si no tienes verificaciones gratuitas disponibles, evalúa usar alguna herramienta gratis como Credit Karma o Credit Sesame.

¿Cuándo debes evitar el credit card churning?

Por muchos beneficios que ofrezca, hay situaciones en las que es mejor mantenerse lejos de una práctica de alto riesgo como el credit card churning. ¿De qué escenarios hablamos? De los siguientes:

Si nunca has tenido una tarjeta de crédito

El credit card churning no es una práctica para principiantes sin puntaje o con poco puntaje de crédito. Piensa que, para obtener la tarjeta y reducir los riesgos al mínimo, debes contar con un historial de uso responsable de tus tarjetas de crédito.

Si no tienes experiencia o es tu primera tarjeta, podrías meterte en problemas con facilidad. Esto podría dañar tu puntaje de crédito y, repararlo, será más difícil de lo que piensas.

Si tienes mal crédito

La mayoría de los emisores busca clientes con un excelente puntaje, o al menos con un puntaje decente. Si tienes notas negativas en tu informe, como pagos atrasados o deudas pendientes, es mejor que te dediques a mejorarlo para después solicitar las tarjetas de crédito de recompensas.

Si estás pensando pedir un préstamo muy alto

Como un crédito hipotecario, un préstamo para comprar un vehículo, entre otros. ¿Por qué? Porque el número de consultas y cuentas recién abiertas se van a registrar en tu informe de crédito y, por ende, esto podría disminuir tu puntaje. Piensa que no tendría lógica perder la oportunidad de comprar una casa por pasar una noche gratis en un hotel de lujo.

Si no sueles gastar mucho dinero al mes

Ser comedido con tus gastos es excelente, pero podría ser incompatible con el credit card churning. ¿Por qué? Porque la mayoría de los emisores te pedirá que gastes una importante cantidad de dinero con la tarjeta para poder acceder al bono o beneficio. ¿Lo peor? Para hacer este gasto tendrás tan solo un par de meses. De hecho, en la mayoría de los casos, se fija un plazo de 90 días. Si no sueles gastar tanto dinero, es posible que no vayas a poder canjear los premios de la tarjeta.

Recuerda: Aumentar tus gastos solo para adquirir bonos y recompensas es un gran riesgo para ti. Recuerda que las deudas podrían acumularse con rapidez y quizás después no puedas pagar el saldo de tus tarjetas.

Si sabes que no podrás mantenerte al día

Las tarjetas de crédito clásicas también te permiten disfrutar de reembolsos en efectivo, millas de viajero frecuente, premios, bonos y descuentos. Si sabes que tener varias tarjetas es un peligro porque no podrás mantenerte al día con tus pagos, es mejor que te quedes con tu tarjeta tradicional. Aunque las recompensas no sean tan altas, esto será mucho más sano para tus finanzas.

En conclusión, ¿deberías usar el credit card churning?

Solicitar varias tarjetas de crédito de recompensas para acumular descuentos, bonos, premios y millas es muy atractivo, pero no debes olvidar que podría ser una estrategia de alto riesgo. Si no tienes la experiencia con las tarjetas de crédito o no sueles gastar mucho dinero, quizás debas dejar esta estrategia de lado, al menos por el momento.

Si tu puntaje es bueno y piensas muy bien los próximos pasos a seguir, ¡estupendo! Pero, de lo contrario, animarte a solicitar muchas tarjetas en 12-24 meses podría tener el efecto contrario en tu bolsillo.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!