¿Qué es use tax?

El Use tax es un impuesto que se aplica a las compras realizadas fuera del estado en el cual reside el comprador.

Es decir, es un impuesto a los artículos que hayas comprado en otro estado pero que utilizarás, almacenarás o consumirás en tu estado de residencia. Y sobre los que no se recaudó ningún impuesto en el estado donde se compró. 

Desglosando el use tax o impuesto sobre el uso

La tasa del impuesto sobre el uso o use tax es la misma que la tasa del impuesto sobre las ventas locales del residente, que incluye tanto los impuestos sobre las ventas estatales como las locales.

Un residente que no paga el impuesto de uso puede estar sujeto a intereses y multas. Por ejemplo, los residentes de California deben pagar el impuesto sobre las ventas por la compra de mercancías como muebles, regalos, juguetes, ropa, vehículos, casas móviles y aviones. Si un californiano compra ropa a un minorista de California, éste último cobrará el impuesto sobre las ventas al comprador en el punto de venta y lo remitirá a las autoridades fiscales. No se adeudará ningún impuesto adicional. 

Digamos en cambio que el californiano compró ropa de una tienda online en Oregón. Según la ley de Oregón, el minorista no recauda el impuesto sobre las ventas de los bienes. Pero el comprador minorista debe pagar un impuesto de uso sobre esa compra de ropa a la autoridad fiscal de California llamada “Board of Equalization”.

Por otra parte, si el californiano compró comestibles en Oregón y no pagó ningún impuesto de venta sobre la compra, generalmente no se debería pagar ningún impuesto de uso porque el estado de California no grava la mayoría de los comestibles.

Generalmente, no se exige a los minoristas que recauden el impuesto sobre las ventas por las compras realizadas por los consumidores en los estados en los que el minorista no tiene una presencia física (denominada «nexus»), como una oficina de ventas, un almacén o un representante de ventas, por lo que la responsabilidad de calcular y remitir el impuesto al gobierno de su estado recae en el consumidor.

Casi siempre, un «nexus» se define como una presencia física, pero esta «presencia» no se limita a tener una oficina o un almacén. Tener un empleado en un estado puede constituir un «nexus». Al igual que tener un afiliado, como un sitio web que dirige el tráfico a la página de tu empresa a cambio de una ganancia. Por ejemplo, en Nueva York se han aprobado «leyes de Amazon» las cuales exigen a los minoristas de Internet que paguen impuestos sobre las ventas.

El hecho de que una empresa deba impuestos sobre las ventas a un gobierno, depende de la forma en que ese gobierno defina el «nexus».

Evaluación del use tax

El use tax, como el impuesto sobre las ventas, se calcula sobre el consumidor final del bien o servicio tangible, pero la diferencia es quién calcula el impuesto y cómo se contabiliza.

El impuesto sobre las ventas es recaudado por el vendedor, que remite el impuesto al Estado en nombre del consumidor final. Por otro lado, el consumidor final es quien calcula y remite el use tax. Por lo general, el impuesto sobre el uso es más difícil de aplicar que el impuesto sobre las ventas y, en la práctica, sólo se aplica a compras grandes de bienes tangibles.

Se supone que un use tax  protege a los minoristas del Estado contra la competencia desleal de los vendedores de fuera del Estado que no están obligados a recaudar impuestos. También se promulga para asegurar que todos los residentes de un estado ayuden a financiar programas y servicios estatales y locales, independientemente de dónde compren. En la mayoría de los estados se aplican leyes similares, no sólo en California. De hecho, 45 estados tienen una ley de use tax, desde el 2018.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!