¿Qué es una auditoría del IRS?

Una auditoría del IRS deja sin aliento a cualquiera. Sin embargo, comprender qué es una auditoría del Servicio de Impuestos Internos y cómo funciona podría hacer que parte de tus temores desaparezcan. A fin de cuentas, de esta manera sabrás qué esperar del procedimiento de auditoría del IRS y -con suerte- cómo evitarlo.

Ahora bien, debes saber que no todas las auditorías son iguales. Algunas son más graves e importantes que otras. Por tanto, podríamos decir que identificar ante qué tipo de auditoría estás también te ayudará a salir airoso.

¿Estás listo para adentrarte en los misterios fiscales del IRS? Entonces, ¡vamos a comenzar! Respira profundo y descubre todo lo que debes saber sobre las auditorías del IRS.

¿Qué es una auditoría del IRS?

¿Qué es una auditoría del IRS?

Una auditoría del IRS no es más que una revisión de la información de tus cuentas de impuestos. A través de ella, la agencia tributaria verificará que estás entregando información certera y que tus declaraciones de impuestos siguen las leyes fiscales aplicables. Dicho de otro modo, a través de una auditoría, el IRS certifica que lo que estás declarando no contiene errores.

¿Por qué el IRS realiza auditorías?

En pocas palabras, el IRS audita a las personas para minimizar la evasión de impuestos. En ocasiones, las auditorías son aleatorias, pero hay casos en los que se ordenan con fundamentos. Si un contribuyente presenta una declaración sospechosa, es posible que la agencia haga una auditoría para comprobar que lo que está pagando es realmente lo que le debe al gobierno federal.

¿Qué pasa si el IRS me hace una auditoría?

El procedimiento que usará el IRS en una auditoría dependerá del tipo de infracción fiscal y del nivel de gravedad o importancia de la posible infracción a las leyes tributarias.

Auditoría de correspondencia

Es decir, una auditoría por escrito que usa el correo postal como medio de comunicación. En este caso, el contribuyente recibirá una carta del IRS. Generalmente, esta carta indica que hay una deuda pendiente. ¿Por qué podría suceder esto? Pues, por un error matemático en la declaración o la omisión de un ingreso, por ejemplo, un formulario W-2.

Hay dos decisiones que el contribuyente puede tomar al recibir esta carta: darle la razón al IRS y pagar la factura (que incluirá impuestos, intereses y la multa) o no estar de acuerdo con la deuda y disputarla.

Consejo: Si escoges el camino de la disputa, contrata a un profesional de impuestos que te ayude a escribir los alegatos que le entregarás al IRS.

Ahora bien, esta no es la única comunicación que podrías recibir del IRS. En algunos casos, los agentes tributarios envían una comunicación para pedirle más información al contribuyente.

Por lo general, basta con enviar los respaldos documentales de una deducción, un crédito fiscal o cualquier otra posición que se haya adoptado en la declaración. En este caso, estaríamos ante una pequeña auditoría por correspondencia. ¿Qué podría pedirte el IRS?

  • Un recibo de tu tarjeta de crédito
  • Una factura de un gasto deducible
  • La copia del cheque que cancelaste
  • Una carta firmada por la organización benéfica a la que le hiciste una donación

Consejo: Si no tienes el documento probatorio, lo mejor sería aceptar la deuda y pagar el monto. Por supuesto, podrías decantarte por argumentar tus puntos a favor -e incluso, litigar- pero evalúa si la cantidad adeudada merece el esfuerzo, tiempo y dinero que invertirás.

Auditoría de oficina

Muchas personas le temen a las auditorías de oficina, pero no deberían hacerlo. Aunque sigue siendo una auditoría -como cualquier otra- no es tan intrusiva como las auditorías de campo y tampoco tan exhaustivas como las auditorías línea por línea. En este caso, el contribuyente recibirá una carta con una cita para que acuda a la oficina del IRS. Si no puede ir ese día, puede pedir una reprogramación.

El contribuyente puede ir solo a la oficina del IRS, pero se recomienda que asista a la cita con su contador.

Nota: Por lo general, este tipo de auditorías versan sobre reembolsos. Si un agente decide que no has logrado comprobar un reembolso reclamado -y crees tener la razón- puedes apenar esta decisión.

Recuerda: Recibir una carta de citación 4883C del IRS no significa que te quieran hacer una auditoría. Normalmente, la agencia de recolección de impuestos envía esta carta para verificar la identidad de los contribuyentes y comprobar que no ha habido robo de identidad.

Auditoría de campo

En las auditorías de campo, el IRS visita la casa o lugar de trabajo del contribuyente, aunque también podría suceder que se dirija directamente a la oficina de su contador.

Al ser de campo, podría decirse que esta auditoría es más intrusiva, pero no solo porque ocurra en su propiedad. Y es que, en las auditorías de campo, el auditor no está limitado a buscar o examinar un elemento específico. Puede ir más allá.

Consejo: Lo ideal es que no estés solo en una auditoría de campo del IRS. Es preferible que pidas el acompañamiento de un abogado especializado con control fiscal o de un contador colegiado.

Auditoría línea por línea

Estas son las auditorías más temidas por los contribuyentes porque, en este caso, una persona elegida al azar debe pasar un examen exhaustivo de su declaración. Estas investigaciones son ordenadas en cumplimiento del Programa Nacional de Investigación y comprende la verificación de una declaración línea por línea.

¿Cómo evitar una auditoría del IRS?

Hay ciertas maneras de evitar una auditoría del IRS. ¿Cómo? Básicamente, eliminando las razones que los llevan a realizar una auditoría en primer lugar:

  • Cuídate de no cometer errores en el cálculo. Trata de usar un buen programa de declaración de impuestos y, de ser posible, revisa la información varias veces.
  • Sé transparente. Debes declarar todos tus ingresos al IRS. Verifica que no haya quedado ninguno fuera de tu declaración para evitar problemas.
  • No reclames donaciones que no hayas hecho. Siempre debes tener documentos que las respalden. De lo contrario, pasarás un mal rato en la auditoría.
  • Si eres un contratista independiente, no trates de ocultar tus ingresos reales. Si reportas pérdidas una y otra vez en el Anexo C, ¡encenderás las alarmas del IRS!
  • Mantén bajo control los gastos comerciales. Recuerda que las compras deben ser ordinarias y necesarias para el tipo de negocio que realizas.
  • No intentes engañar al IRS. Muchos contribuyentes usan la deducción de la oficina doméstica para pagar menos impuestos. Si no trabajas desde casa, ¡no lo hagas!
  • Ante todo, ¡precisión! Trata de no exagerar cuando redondeas cifras y mantén todos tus documentos de respaldo a la mano.
  • En caso de dudas, ¡contrata a un profesional! Si tu declaración de impuestos te hace llorar y sientes que se te están escapando algunos datos, no te arriesgues y contrata a alguien más que la haga por ti.
Curiosidad. No deberías tenerle miedo a una auditoría del IRS. Las estadísticas demuestran que el IRS ha bajado considerablemente su número de auditorías. De hecho, las probabilidades de ser auditado por el IRS hoy en día ni siquiera llegan al 0.5%.

Consejo: Si las estadísticas no están de tu lado y tienes que pasar por una auditoría del IRS, te aconsejamos descargar y leer bien la Publicación 556 para conocer tus derechos a plenitud.

En resumen, lo que debes saber sobre las auditorías del IRS

Para resumir todo lo incluido en este artículo, hemos hecho una lista con los puntos más importantes. ¿Nos acompañas a verla?

  • Ante todo, ¡busca el conocimiento! Comprender qué tipos de auditoría hace el IRS y qué esperar de cada una de ellas te ayudará a mantener la calma durante todo el proceso.
  • Auditoría de correspondencia (por correo postal). Se denominan “auditorías de correspondencia” a aquellas que se efectúan a través de comunicaciones. Este es el tipo de auditoría más simple que existe porque, por lo general, lo que arrojará es que debes más de lo que piensas.
  • ¿Qué tan graves son las auditorías de correspondencia? Algunas auditorías de correspondencia son más serias que otras. ¿Ejemplos? Cuando el IRS te solicita que consignes ciertos documentos para respaldar una deducción o crédito fiscal específico.
  • Auditorías de oficina (directamente en el IRS). Las auditorías de oficina son presenciales. En este caso, el IRS te citará a la oficina para tratar ciertos elementos específicos de tu declaración de impuestos. ¿Es seria? Depende. Siempre que asistas a la cita y colabores con el representante fiscal, no deberías preocuparte.
  • Auditorías de campo (el IRS te visita): Las auditorías de campo son las más tediosas (y también las que más ansiedad generan en el contribuyente). Un agente del IRS te visitará en tu casa u oficina para examinar exhaustivamente cada registro tributario que tengas. Es posible que, en vez de ir a tu domicilio o lugar de trabajo, la auditoría se realice en la oficina de tu contador.

Si quieres saber más sobre las auditorías del IRS, no dejes de visitar esta sección especial en su página web.

Sigue leyendo:



Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA