¿Qué es un sobregiro bancario?

Cualquier persona que tenga una cuenta bancaria ha visto -al menos alguna vez en su vida- su saldo en negativo. ¿Por qué sucede esto? Pues, principalmente porque en ocasiones no llevamos un registro mental de todos los pagos realizados y gastamos un poco más de la cuenta. En este caso, el banco aprueba las compras, no sin antes hacer un sobregiro bancario. Pero, ¿qué es el sobregiro bancario? ¿Realmente te conviene sobregirar tus cuentas? Las respuestas a todas estas preguntas las encontrarás en esta guía.

¿Qué es un sobregiro bancario?

¿Qué es un sobregiro bancario?

Un sobregiro bancario no es más que una operación financiera utilizada por la banca y las cooperativas de crédito. El sobregiro ocurre en un momento específico, que es cuando el saldo de la cuenta queda en cero. Como el titular de la cuenta no tiene dinero disponible para cubrir la compra -traducción, no hay fondos- esa transacción pendiente se procesa en el sistema, lo que hace que se genere una deuda con la institución financiera.

Pero, ¿por qué el banco crea una deuda en tu cuenta? Porque en el sobregiro es el banco quien pone el dinero para que la transacción se complete. Por supuesto, las instituciones financieras no hacen esto gratis: el dinero correspondiente a la deuda debe devolverse cuanto antes, posiblemente acompañado del pago de una tarifa especial y de los intereses añadidos.

Si bien los sobregiros bancarios podrían ser útiles dependiendo de la ocasión, los costos asociados a ellos podrían hacer que tus finanzas se salgan de control.

Consejo: Los costos de los sobregiros bancarios no suelen ser los más económicos del mercado. Te recomendamos mantener tus cuentas claras para evitar caer en un sobregiro o que, en caso de no poder evitarlo, al menos puedas controlar la cantidad de la deuda y la aplicación de las tarifas conexas.

¿Cómo funciona un sobregiro bancario?

Para comprender cómo funciona un sobregiro bancario, veamos un ejemplo. Imaginemos que vas a una tienda minorista Walmart para hacer una compra de $2,000. Para pagarla, emites un cheque de tu cuenta corriente de Bank of America porque, según tus cálculos, tienes saldo disponible en esta cuenta.

Sin embargo, ese mismo día haces otras compras en Target usando tu tarjeta de débito, lo que quiere decir que esa transacción se cobrará al instante. Cuando Walmart hace el depósito del cheque en su cuenta, tu cuenta corriente solo tiene un saldo de $1,500. ¿Conclusión? Te faltan $500 para poder cubrir la compra. Ante este escenario, pueden ocurrir dos cosas:

  • El banco revisa el saldo de tu cuenta y niega el cobro del cheque. En este caso, el cheque rebotará y el comerciante te llamará para que lo repongas o pagues usando otro método de pago.
  • El banco decide entregarle o liberarle el dinero al comerciante. En este caso, el banco hará un sobregiro en tu cuenta de $500 y, probablemente, ordenará el cobro de una tarifa añadida.

Tipos de sobregiros bancarios

Ahora que ya sabes qué es un sobregiro bancario y cómo funciona, es momento de conocer a los dos diferentes tipos de sobregiros que podrías encontrar en el mundo financiero: el sobregiro bancario autorizado y el sobregiro bancario no autorizado.

Sobregiro bancario autorizado

En el sobregiro bancario autorizado, el banco y el titular de la cuenta acuerdan previamente todo lo relacionado a los sobregiros y también las tarifas asociadas. Por lo general, esto se hace en la firma del contrato y está disponible para ciertas cuentas bancarias. La tarifa a cobrar por el sobregiro dependerá de un banco a otro y suele venir acompañada también del pago de intereses.

Ahora bien, hablemos de la tarifa. Las tarifas de los sobregiros bancarios pueden cobrarse diaria, semanal o mensualmente. En cuanto a los intereses de los sobregiros (overdrafts en inglés), suelen ser tan altos como el APR de una tarjeta de crédito. De hecho, varían entre un 15% y un 20%.

Como ves, la suma de tarifas e intereses hacen que el sobregiro bancario sea una operación muy costosa, independientemente de la cantidad de la deuda. Es por eso que te aconsejamos revisar tus movimientos y tu saldo bancario frecuentemente para alejarte de ellos.

Sobregiro bancario no autorizado

A diferencia de los primeros, en este caso no hay un acuerdo previo con el banco. Generalmente, los sobregiros bancarios no autorizados están sujetos al pago de un APR y de unas tarifas conexas mucho más altas que las del escenario anterior. En resumen, es una opción más costosa.

Nota importante: Los sobregiros bancarios no autorizados también pueden ocurrir cuando el banco y el titular de la cuenta han acordado todo lo relacionado con el sobregiro previamente, incluyendo un monto máximo. Si el titular supera ese tope, entonces el banco podría decidir aplicar una tasa de interés y una tarifa por operación más costosa que la pactada.

¿Cómo se paga un sobregiro bancario?

Afortunadamente, pagar un sobregiro bancario es fácil y rápido. Inicia sesión en tu banca en línea para saber cuál es el monto total del saldo negativo de tu cuenta. Ahora, haz una transferencia directa o un depósito en esa cuenta por el monto adeudado o, si lo prefieres, un poco más. El banco automáticamente cobrará la deuda y dejará tu saldo en positivo.

Sobregiro bancario: ventajas y desventajas

Los sobregiros bancarios, como toda operación financiera, tienen ventajas y desventajas asociadas. ¿Quieres saber cuáles son?

Ventajas del sobregiro bancario

A pesar de su costo, los sobregiros bancarios no siempre son tan malos como parecen. De hecho, pueden tener varios beneficios para ti:

  1. Ahorrarás tiempo. Y no solo porque no tendrás que volver a la tienda para cancelar la deuda con un nuevo método de pago (esto en caso que un cheque rebote), sino también porque estarías accediendo a una especie de línea de crédito o préstamo personal temporal sin tener que hacer tanto papeleo.
  2. Evita que el cheque rebote. Y, por ende, que tengas que volver a la tienda a pagar con una tarjeta de débito o crédito, por ejemplo. Además, tiene un beneficio añadido, que es que tu solvencia financiera quedará intacta.
  3. Te ayuda a no atrasarte con los pagos. El sobregiro bancario cubrirá el déficit que tengas en tu cuenta bancaria, lo que te ayudará a pagar tus facturas pendientes sin retrasos. Por supuesto, tendrás que pagar un recargo por ello y también los intereses, pero quizás este sea el menor de tus problemas. Recuerda que el historial de pagos es una de las secciones que más tiene peso en tu informe de crédito. Tener una nota de mora no te conviene.
  4. Están disponibles en cualquier momento. En especial, si ya están incluidos en el contrato que firmaste con el banco. Siempre que la institución financiera mantenga el acuerdo vigente, tendrás esta opción a la mano para cuando la necesites.
  5. Te salva cuando tienes problemas de efectivo. Cuando las fechas de pago de los servicios que utilizas están demasiado cerca y no tienes suficiente saldo como para cubrirlo todo, un sobregiro bancario podría ser sumamente útil. A fin de cuentas, es preferible tener un saldo negativo temporalmente a retrasarte en el pago de tus cuentas. ¿Por qué? Porque el segundo escenario te garantiza una desmejora del puntaje de crédito.

Desventajas del sobregiro bancario

Hay varias desventajas en sobregirar tu cuenta bancaria, pero todas ellas podrían resumirse en la siguiente: si no te das cuenta, podrías estar en problemas. Recuerda que algunos bancos cobran tarifas diarias, además de una tasa de interés bastante alta. Sin quererlo, podrías terminar con una deuda considerable y, de no pagarla, tu puntaje de crédito sufriría las consecuencias (que es justo lo que querías evitar).

¿Cómo evitar un sobregiro bancario?

Como ves, los sobregiros bancarios pueden ser bastante costosos y de no estar al día con tus finanzas, podría tener efectos devastadores en tu puntaje de crédito. Sin embargo, siempre hay maneras de evitar que el banco autorice un sobregiro a tu nombre. ¿Cómo?

  1. Revisa tu saldo bancario con frecuencia. Sí, puede que este consejo sea un poco evidente, pero lo cierto es que muchas personas olvidan hacerlo; en especial si están en la temporada alta de compras (como la Navidad). Si sabes cuánto tienes en el banco, puedes calcular cuánto gastar.
  2. Lee todas las comunicaciones del banco. Eso incluye las notificaciones y los estados de cuenta. Ignorar las comunicaciones bancarias podría tener consecuencias negativas en tus finanzas. Puede que tu cuenta ahora tenga la opción de sobregiros autorizados y no te hayas dado cuenta.
  3. Si no tienes saldo suficiente, haz una transferencia entre cuentas. Muchos bancos del país no le cobran al titular una comisión si transfiere dinero entre sus propias cuentas. Si todos tus pagos están domiciliados en tu cuenta corriente del Chase, por ejemplo, y notas que el saldo disponible en esa cuenta no será suficiente para pagarlo todo, haz una transferencia desde otro banco para compensarlo. Así, cuando las empresas realicen los cargos, tendrás suficiente dinero como para poder cubrirlos.

Sigue leyendo:



Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA