¿Qué es un Non-Exempt Employee?

Los empleados no exentos (Non-Exempt Employee, en inglés) son trabajadores que tienen derecho a ganar el salario mínimo federal por cada hora que trabajan.

Estos trabajadores también tienen derecho a recibir un pago por horas extras, que se calcula multiplicando 1,5 por su tarifa horaria, por cada hora adicional que trabajen en una semana laboral estándar de 40 horas. Estas regulaciones son creadas por la Ley Federal de Normas Laborales Justas (FLSA o Fair Labor Standards Act).

¿Qué significa no exento o Non-Exempt?

«Non-Exempt» es un término que se refiere a los empleados que ganan menos de 455 dólares por semana. Los superiores que manejan el flujo de trabajo deben ser supervisar directamente a estos trabajadores.

Se espera que los empleados no exentos cumplan con sus órdenes, sin interferir en sus propias decisiones de gestión. Por esta razón, los empleados no exentos tienden a dominar sectores laborales como la construcción, el mantenimiento y otros trabajos que implican un trabajo físico o la realización de tareas repetitivas. Los trabajadores de la línea de ensamblaje son un ejemplo perfecto de empleados no exentos o Non-Exempt Employee.

Non-Exempt Employee: Distinciones y calificaciones

Los Non-Exempt Employee suelen recibir un salario por hora. A diferencia de los empleados exentos, los cuales por lo general ganan salarios fijos significativamente más altos. Sin embargo, mientras que los trabajadores no exentos deben recibir un pago por horas extras de 1,5 por su tarifa horaria, por todas las horas trabajadas trabajadas más allá de una semana laboral de 40 horas, los empleados exentos no tienen derecho legalmente a cobrar el pago de horas extras, incluso si sus semanas laborales exceden en mucho las 40 horas. 

Si eres Non-Exempt Employee, tienes derecho a horas extras cuando trabajes más que tu semana laboral de 40 horas.

Según la Ley de Normas Laborales Justas, los trabajadores pueden considerarse no exentos si ganan menos del mínimo de 455 dólares semanales o si tienen un margen limitado para la auto-supervisión.

Ejemplo:

Un trabajador de mantenimiento es contratado para trabajar 35 horas por semana, a 15 dólares la hora. Con unos ingresos semanales de 525 dólares, pasa fácilmente la prueba del salario para ser designado como trabajador exento, ya que sus ingresos semanales superan el límite de los 455 dólares. Pero este trabajador también es supervisado directamente y por lo tanto tiene una mínima oportunidad de juicio independiente. Por lo tanto, en última instancia, se le clasifica como un empleado no exento. Si este empleado trabaja 50 horas en una sola semana, ganaría su tarifa regular de 15 dólares por hora durante 40 horas. Pero ganaría 22,50 dólares por cada una de las 10 horas extra.

Bajo la FHSA (Federal Hazardous Substances Act), los trabajadores no exentos deben ganar el salario mínimo federal por hora de 7,25 dólares, sin embargo, muchos estados y algunos municipios imponen salarios mínimos más altos que el salario mínimo federal. En estos casos, el salario mínimo más alto anula la tasa federal.

Non-Exempt Employee: Ventajas y desventajas 

El hecho de que sea preferible ser un Non-Exempt Employee frente a uno exento depende en gran medida de la prioridad que tenga el individuo en cuanto al equilibrio entre la vida laboral y la vida privada.

Aunque los empleados asalariados exentos suelen ganar mucho más dinero que los asalariados no exentos, el primer grupo puede no disfrutar de una compensación adicional por trabajar muchas horas, mientras que el segundo gana más dinero por trabajar horas extras. Por el contrario, un trabajador exento puede ser capaz de escabullirse ocasionalmente del trabajo antes de tiempo, y aún así cobrar un sueldo completo. Los trabajadores exentos también tienen más probabilidades de recibir beneficios como tiempo libre remunerado, cobertura de salud y participación en planes de jubilación.

Es interesante que tanto los Non-Exempt Employee como los exentos tienen el mismo derecho a recibir beneficios de empleo del gobierno. Un ejemplo: ambas categorías de trabajadores califican para los beneficios del Seguro Social una vez que se jubilan. También ambos pueden ser elegibles para recibir pagos semanales por desempleo, en caso de que pierdan sus trabajos.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!