¿Qué es un cash out refinance en español?

cash out refinance
9
min de lectura

Compromiso editorial

Si bien no somos asesores financieros, nos esforzamos por ayudarte a tomar decisiones financieras más inteligentes. Aunque nos adherimos a una estricta integridad editorial, este post puede contener referencias a productos publicitados. Aquí tienes una explicación de cómo ganamos dinero.

Mas información

Lo que debes saber

Un Cash Out Refinance permite reemplazar la hipoteca por una nueva y extraer en efectivo parte del valor líquido de la casa.

Los requisitos comunes incluyen un buen crédito, una equidad mínima del 20%, ingresos estables y una relación deuda-ingreso menor al 43%.

Un Cash Out Refinance puede ser beneficioso para financiar grandes proyectos o reducir la tasa de interés, pero incrementa el riesgo de foreclosure.

Un Cash Out Refinance, refinanciamiento de la propiedad en español, es una herramienta financiera que te permite reemplazar tu hipoteca por una nueva para obtener parte del valor líquido de la casa en efectivo.

Este tipo de refinanciamiento hipotecario es ideal si buscas dinero en mano para llevar a cabo proyectos importantes, como una remodelación, pero puede no ser una buena opción si, por ejemplo, las tasas de interés negociadas son más altas que las del préstamo anterior.

Noticias Relacionadas

Pero, no te preocupes: aquí te ayudaremos a determinar si el Cash Out Refinance es la mejor alternativa para ti. Aprenderás todo, desde cómo funciona hasta cuáles son sus pros y contras.

¿Cómo funciona el Cash Out Refinance?

El Cash Out Refinance es similar a un refinanciamiento regular de hipoteca o Home Equity Loan. La diferencia está en el monto del préstamo, que será mayor a lo que debes actualmente. Esto sucede porque retiras el valor líquido de tu propiedad en efectivo.

Para comprenderlo mejor, veamos cómo funciona el Cash Out Refinance con un ejemplo. Supongamos que el saldo actual de tu hipoteca actual es de $100,000 y que tu casa está valorada en $200,000. Esto te daría unos $100,000 en home equity.

Si quieres refinanciar tu hipoteca para acceder a una tasa anual (APR) más baja y, además, convertir parte del valor líquido de tu vivienda en efectivo, podrías considerar un Cash Out Refinance.

En este tipo de préstamo, se suele establecer como límite de crédito el 80% del valor disponible de la propiedad. Todo dependerá de la relación préstamo-valor (LTV) y del tipo de hipoteca que tengas. Por ejemplo, los préstamos VA permiten obtener hasta el 100%.

Siguiendo con el ejemplo, el monto máximo que puedes solicitar sería de $160,000: $100,000 se destinarán al pago la hipoteca original y los otros $60,000 son los obtendrás en efectivo.

Nota: El Servicio de Impuestos Internos (IRS) no califica el dinero obtenido con un Cash Out Refinance como un ingreso imponible, sino como un préstamo adicional. Por tanto, no es necesario incluirlo en la declaración de ingresos.

Requisitos para obtener un Cash Out Refinance

Cada prestamista tiene sus propios requisitos para un Cash Out Refinance, pero hay algunos que se repiten. Por ejemplo, tener una equidad de al menos un 20% y un buen credit score (620 como mínimo). A continuación, te nombramos algunos más:

  • Ingresos estables: Es necesario que cuentes con un historial de empleo estable, así como consignar tus extractos bancarios y tus últimas W-2.
  • Una relación deuda ingreso menor al 43%: Puede haber excepciones si tienes un credit score alto.
  • Relación préstamo-valor del 80%: Dependiendo del prestamista, este porcentaje puede ser menor.
  • Tasación de la propiedad: Será necesario determinar el valor actual del inmueble y la cantidad de capital acumulado.
  • Tiempo como propietario de la casa: Algunos prestamistas pueden requerir que hayas sido dueño del inmueble por seis meses o más antes de solicitar el préstamo.

¿Cómo obtener un Cash Out Refinance?

Obtener un Cash Out Refinance es relativamente sencillo, en especial si conoces el proceso de solicitud. A continuación, te explicamos el paso a paso que debes seguir para conseguir este tipo de préstamo.

Evalúa tu situación financiera

¿Un Cash Out Refinance es la opción adecuada para ti? Para saberlo, analiza tus ingresos y gastos, y determina tu presupuesto mensual. También es recomendable calcular tu FICO score y tu LTV.

Con esa información a la mano, define tu necesidad real de efectivo. Por ejemplo, si planeas utilizar el dinero para renovaciones en el hogar, será necesario que consultes con un contratista para obtener un presupuesto. Así, sabrás cuánto te costará el proyecto con anticipación.

Busca prestamistas y reúne la documentación necesaria

Hay una gran variedad de entidades que ofrecen este tipo de refinanciamiento. Compara sus tasas de interés, además de los términos y condiciones para elegir el mejor. Cuando ya tengas uno en mente, reúne todos los documentos necesarios, como, por ejemplo:

  • Estados de cuenta
  • Verificaciones de crédito
  • Comprobantes de empleo
  • Declaraciones de impuestos
  • Información sobre préstamos existentes

Presenta la solicitud

Una vez elegido el prestamista, tendrás que completar la solicitud en línea o presentarla en persona en una sucursal en conjunto con tu información financiera.

El banco usará la documentación que proporciones para evaluar si cumples o no con los requisitos para el refinanciamiento de la casa y establecerá los términos del contrato.

Espera la aprobación y cierre

Si se aprueba tu solicitud, tendrás que proceder al cierre del préstamo, es decir, firmar los documentos finales y pagar los costos de cierre. Después, recibirás el dinero en efectivo del refinanciamiento.

La cantidad que recibas será la diferencia entre el préstamo que acabas de solicitar y el valor de la hipoteca original. El banco descontará los costos de cierre sobre esa diferencia.

¿Cuándo solicitar un Cash Out Refinance?

La decisión de solicitar un Cash Out Refinance dependerá de tus objetivos y situación financiera. Aunque puede ser la forma más barata de pagar grandes gastos, te conviene evaluar muy bien los pros y contras:

Pros Contras
Puede bajar el interés
de tu hipoteca
. Esto te ayudará
a reducir los pagos mensuales.
Los costos de cierre van del 2% al 6%.
Esto puede reducir el dinero que recibes.
Obtienes cash o efectivo extra.
Podrás usar el dinero para gastos
importantes o para la consolidación
de deudas.
Aumenta el saldo de la hipoteca.
Podrías tener que pagar más
intereses a largo plazo.
Te ayuda a mejorar tu credit score,
ya que parte de los fondos se
pueden usar para pagar las deudas.
Alarga las cuotas mensuales,
es decir, la cantidad de pagos
que haces en el tiempo.
Puedes aprovecharte de las
deducciones fiscales
, pero solo
si empleas los fondos para mejoras
en el hogar
.
Incrementa el riesgo de
foreclosure
(ejecución hipotecaria)
o de short sale (venta en corto).
Aumenta tu inversión. Si usas el
dinero para mejoras, incrementarás
el valor de la casa.
Podría hacerte perder capital,
por ejemplo, si empleas
el efectivo para
gastos de consumo.

Si te ofrecen un interés atractivo o la posibilidad de cambiar un APR variable por uno fijo, solicitar un Cash Out Refinance no parece mala idea. También puede ser una buena opción si:

  • Tienes un proyecto de mejora o remodelación. Al aumentar el valor de la vivienda, puedes deducir los intereses hipotecarios de tus impuestos.
  • Quieres pagar la educación universitaria de tus hijos. Especialmente si el interés del refinanciamiento es menor a la tasa de los préstamos estudiantiles.
  • Los beneficios económicos son mayores, incluso después de pagar los costos de cierre y reemplazar la hipoteca.

¿Es mejor refinanciar o conseguir un HELOC?

Depende. Si necesitas efectivo, tienes un buen credit score y el banco te ofrece una tasa más baja, es preferible solicitar un refinanciamiento. Si, en cambio, ya tienes un buen APR y no necesitas dinero (solo una línea de crédito para emergencias), entonces te conviene el HELOC.

¿Cuánto se puede retirar en efectivo para refinanciar?

Por lo general, solo se permite retirar en efectivo el 80% del valor de la propiedad, a menos que se trate del refinanciamiento de una hipoteca con condiciones especiales, como ocurre con los préstamos VA.

Sigue leyendo: Ventajas y desventajas de sacar préstamos de tu cuenta 401(k)

¿Puedo vender mi casa después de un refinanciamiento en efectivo?

Sí, a menos que el contrato de refinanciamiento venga con una cláusula de ocupación, es decir, que obligue al propietario a vivir una cantidad de años específica en la vivienda.

Sobre el autor

Andreina es Economista y cuenta con seis años de experiencia en la creación de contenido. En Créditos en USA se enfoca en crear contenido útil y claro para ayudarte a navegar con facilidad en el mundo financiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

En esta página

Noticias destacadas

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y noticias actuales

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y últimas noticias.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.