¿En qué invertir poco dinero?

¿Has escuchado la frase de “se puede hacer mucho con poco”? Nosotros sí y confirmamos que, cuando se trata de invertir dinero, ¡es 100% cierta! No importa cuánto dinero extra tengas para comenzar. Desde esos $25 que quedan en tu tarro de galletas hasta los $1,000 que tienes en tu cuenta de ahorro podría servirte para convertirte en un inversionista principiante.

No podemos prometerte que te harás rico, al menos no de la noche a la mañana. Pero, técnicamente, si nunca pones tu dinero extra a trabajar, ¡estarías perdiéndote la oportunidad de ganar más dólares sin mover ni un dedo! Por ejemplo, si tienes poco dinero, puedes dejar que los intereses sobre intereses, es decir, el interés compuesto, de tu cuenta de ahorro de alto rendimiento haga su trabajo. Mientras más dinero deposites a fin de mes en esa cuenta, más intereses podrás ganar a largo plazo.

El primer paso y el más difícil es comenzar. Apenas lo hagas y verás los resultados, lo demás vendrá por su propia cuenta. ¿Quieres descubrir en qué invertir poco dinero? ¡Felicidades! Hemos reunido 13 formas fáciles y rápidas para inspirarte.

#1 Abrir una cuenta de ahorro de alto rendimiento

Puede que esta sea una de las formas más seguras y rápidas de invertir con poco dinero. Y es que, en términos financieros, el ahorro está íntimamente ligado a la inversión. Tanto es así que, podría decirse que no podrías invertir sin ahorrar primero. Y sí, puede que guardar el dinero en casa sea un comienzo, pero el próximo paso debería ser animarte a poner ese monto en efectivo en una cuenta de ahorro.

Ahora bien, las cuentas de ahorro de alto rendimiento son las mejores para multiplicar el dinero. ¿Por qué? Porque pagan entre 20-25 veces más que las cuentas de ahorro clásicas. Puedes comenzar con una cifra pequeña e ir depositando de vez en cuando. Si eres capaz de ahorrar al menos $5 por semana, tendrás unos $260 extra al finalizar el año.

Lo bueno de las cuentas de ahorro de alto rendimiento es que ganan entre 1.80% y 2% de interés o APY, lo cual es muchísimo, al menos si se le compara con las cuentas de ahorro simples. ¿Lo mejor? Siempre que los intereses se capitalicen por día o al mes, ¡tu dinero crecerá exponencialmente!

Recomendación: ¿Te gusta la idea de abrir una cuenta de ahorro de alto rendimiento? Examina la opción de UFB Direct, que ofrece un APY bastante competitivo (de 1.35%) para montos superiores a los $10,000. Lo bueno de esta cuenta es que no cobra tarifas mensuales por mantenimiento ni requiere de un depósito mínimo. Por supuesto, hay otras opciones sobre la mesa. Puedes encontrar alguna de ellas examinando nuestro artículo sobre los bancos que más pagan en Estados Unidos.

#2 Adquirir certificados de depósito

Esta es quizás una de las formas más antiguas de invertir el dinero, al menos cuando se es un particular sin experiencia en el mundo de las inversiones. ¿Por qué? Porque con los certificados de depósito tu inversión siempre estará segura y, además, sabrás desde el comienzo con cuánto dinero terminarás al finalizar el plazo.

Puedes comprar un certificado de depósito a una tasa fija para calcular cuánto generará tu inversión una vez que venza el plazo. ¿Qué hará el banco con tu dinero? Se lo prestará a ciertas empresas y compartirá contigo las ganancias.

Lo único malo de los certificados de depósito es que el rendimiento que ofrece es un poco más bajo que el de otro tipo de inversiones. ¿A qué se debe esto? Principalmente, al riesgo. Como es una inversión segura, el riesgo es menor y, por ende, las ganancias también lo son.

Recomendación: ¿Te gustaría probar suerte con un certificado de depósito? Examina la opción que ofrece el CIT Bank. Este banco en línea trabaja con tasas de CD bastante competitivas. Además, también ofrece cuentas de ahorro de alto rendimiento y Money Market Accounts. 

#3 Negociar con bonos del Tesoro de USA

Aunque los bonos del Tesoro, también conocidos como bonos de ahorro, no son la mejor alternativa para hacer dinero extra, puede ser una buena decisión, en especial si quieres ganar un poco en intereses. Podrás comprar bonos del Tesoro de los Estados Unidos en la página web oficial del departamento, que es Treasury Direct. Entre las opciones a elegir, encontrarás bonos a tasa fija con período de vencimiento de 30 días y otros con plazos de vencimiento de hasta 30 años. ¿Lo bueno? Podrás invertir, como mínimo, unos $100.

Nota: Si lo prefieres, puedes programar la compra de tus bonos a través de tu cuenta de nómina.

#4 Entrar en el mundo de los fondos mutuales

El fondo mutual es un tipo de cuenta de inversión que distribuye el dinero del inversionista en acciones y bonos. El único inconveniente de los fondos mutuales es que, en la mayoría de los casos, se requiere de un capital inicial que varía entre los $500 y los $5,000. Si apenas estás comenzando a invertir, puede que te convenga probar primero con una opción un poco más accesible.

Por ejemplo, con Wealthsimple podrás hacer crecer tu dinero con facilidad entrando al mundo de los fondos mutuales con montos mucho más pequeños.

Sigue leyendo: ¿Qué es la regla 50/30/20 para ahorrar con éxito?

#5 Participar en el plan de jubilación del empleador

Participar en el plan de jubilación de tu empleador podría ser una buena forma de comenzar a ahorrar para el futuro y, al mismo tiempo, multiplicar la cifra ahorrada cada mes. Incluso si el dinero que te sobra es escaso, esta alternativa estaría disponible. Recuerda que aquí tú podrías elegir el monto de tu aporte, que puede ser hasta $5 de tu cheque de pago o el 1% de tu sueldo mensual, lo que prefieras.

Ahora bien, ¿por qué los planes de jubilación son atractivos? Porque muchos empleadores igualan los aportes de sus trabajadores. Por ejemplo, si tú destinas el 3% de tu sueldo al plan 401 (k), tu empleador podría destinar esa misma cantidad cada mes. Por ende, el aporte mensual de tu plan no será del 3% -que es lo que tú has invertido- sino del 6%.

A esto se le suman dos factores: el primero, los intereses que se computan al plan y el dinero devengado por las inversiones realizadas; y el segundo, que cada año tus ingresos aumentarán y, en consecuencia, el monto de los aportes también se elevará.

Recomendación: ¿Quieres optimizar tu 401 (k)? ¡Prueba con Blooom! Es apta para cualquier cuenta, sin importar quién sea tu empleador.

#6 Compraventa de oro y metales preciosos

Invertir en metales preciosos es la práctica más antigua de los inversionistas. Recuerda que metales como el oro y la plata tienden a revalorizarse año tras año. Aunque hay personas que no creen en este método de inversión, lo cierto es que podría ser una opción tan válida como cualquier otra.

La desventaja es que no verás dividendos: cuando compras oro, tendrás una pieza de metal en casa. La ganancia la verás una vez que vendas la pieza que compraste. ¿No te anima mucho esta idea? Pues, ¡piénsalo dos veces! En los últimos 30 años, el precio del oro ha subido más del 300%.

Recomendación: La subida de los precios del oro no está escrita. Siempre que la demanda aumente, el precio se elevará y viceversa. Normalmente, en tiempos de recesión y de inestabilidad, el precio del oro se dispara. Por ejemplo, el 5 de febrero -antes de la pandemia COVID-19- el precio de la onza de oro era de $1,553.18 mientras que el 20 de mayo -durante la pandemia- se cotizó en $1,748.25.

Nota: Si quieres invertir en metales preciosos, compra oro o plata en la Casa de la Moneda de los Estados Unidos o en una joyería especializada en la venta de lingotes en miniatura o monedas. 

#7 Iniciarte en el crowdfunding inmobiliario

Esta opción podría sorprenderte porque quizás pienses que, para poder invertir en bienes raíces, necesitas una gran cantidad de dinero; pero lo cierto es que no es así. Puedes invertir en el mundo del real estate con poco dinero, por ejemplo, usando una plataforma de crowdfunding. Para hacerlo solo necesitarás una cifra de $500.

¿Cómo funciona el crowdfunding inmobiliario? Muy simple: tu dinero se une al de otros inversionistas inmobiliarios y se compra con el monto total un bien inmueble. Esto te convierte en el copropietario de una propiedad y cualquier ganancia que ese inmueble obtenga, por alquiler o venta futura, te beneficiará.

Recomendación: Fundrise es una de las mejores plataformas para hacer crowdfunding financiero. A través de ella, podrás invertir de acuerdo a tus objetivos, elegir entre una amplia cartera de proyectos, entre otros.

#8 Invertir en conjunto con otras personas

Hay muchas aplicaciones móviles de inversión que tienen fama y solidez y que no cobran altas comisiones o tarifas. De hecho, algunas ni siquiera están sujetas al cobro de comisiones. ¿Un ejemplo? Public.com. Con ellos, podrás abrir tu cuenta y comenzar a invertir, incluso si tu capital es de $1.

Public.com no requiere de un saldo mínimo ni para abrir la cuenta, ni para invertir en acciones fraccionarias, es decir, pequeñas porciones de acciones. ¿En qué puedes invertir? ¡En lo que quieras! Siempre que esté en la cartera de Public.com, podrás apostarle a empresas de tecnología, compañías que cuidan el medio ambiente, emprendedores, entre otros.

#9 Aprovecharte de los robo-advisors

Si prefieres aprovecharte de la tecnología, en vez de contratar a un asesor en inversiones o a un corredor, trabajar con un robo-advisor podría ser una buena opción para ti. Puedes usar un servicio confiable (como el de M1 Finance) para distribuir de forma automática tus inversiones y ganar con ciertas acciones y bonos. En este caso, no tendrás que hacer nada, ya que el software analizará las mejores opciones para ti.

Con M1 Finance podrás empezar con un monto de dinero pequeño ($100). Además, es una grandiosa elección para principiantes, ya que no se necesita saber mucho sobre inversiones y gráficos, y podrás librarte de las altas comisiones y tarifas que usualmente se asocian a este tipo de operaciones.

Recomendación: Con M1 Finance podrás crear tu propia cartera e invertir en la compraventa de acciones o ETFs de forma gratuita. ¿Un dato extra? Los usuarios también pueden acceder a líneas de crédito.

#10 Convertirte en prestamista

Si tienes $1,000 o más, puedes considerar convertirte en un prestamista. Piensa que, prestar el dinero también podría convertirse en una manera de invertir, ya que los intereses que se devengarán sobre la deuda podrían ser mucho más altos que los que generan las cuentas de ahorro de alto rendimiento y los certificados de depósito. Eso sí: toma en cuenta que ser prestamista es una actividad un poco más arriesgada porque siempre existe el riesgo de que el prestatario no pueda pagar tu deuda.

Lo que puedes hacer es contrarrestar este riesgo prestando montos mucho más pequeños, como de $25 o $50. Otra opción es decantarse por usar una plataforma especializada en préstamos. Esto te permitirá no hacer negocios con tus amigos o familiares, y te dará la posibilidad de proteger un poco tu “inversión”. ¿Qué alternativas hay en línea? Prosper y Lending Club podrían ser buenas opciones. ¡Examínalas con detenimiento!

#11 Invertir el cambio de tus compras

Sabemos que ahorrar para invertir puede ser difícil, en especial si no se tiene una cultura muy ahorrativa. No obstante, hay opciones disponibles que podrían simplificarte la vida. Por ejemplo, con Acorns, podrás invertir el cambio de tus compras. ¿Qué quiere decir esto? Por ejemplo, que si compras en la farmacia unos $12.25, Acorns redondeará el monto a pagar a $13 e invertirá la diferencia ($0.75) por ti

Para comenzar, solo tendrás que vincular tu tarjeta de crédito y/o débito a la plataforma. Una vez que el saldo de Acorns haya alcanzado los $5, podrás empezar a invertir en fondos cotizados en la bolsa y ETFs. Si quieres saber más, ¡no dejes de ver nuestra reseña de Acorns!

Nota: Con Acorns, podrás invertir de forma conservadora o agresiva, e incluso programar el redondeo a los $10 por encima del monto a pagar. Esto podría permitirte aumentar tus fondos de inversión con rapidez.

#12 Comprar y vender Stock Options

Las Stock Options no deben confundirse con las Stocks, es decir, acciones. En este caso, estamos hablando de contratos que te permiten vender o comprar acciones. Podrás apostar a las “calls” o las “puts”. Las calls se adquieren cuando se estima que la acción subirá de precio, mientras que las puts se compran cuando se prevé que el precio va a caer. Como ves, es algo muy parecido a la guerra entre osos y toros.

Las Stocks Options son un poco complicadas, en especial si hay volatilidad en el mercado. Además, el riesgo es mucho más alto que con las demás opciones de la lista. Por supuesto, las recompensas también podrían ser mayores.

#13 Invertir en “commodities”

Los commodities son productos básicos, como el petróleo, el gas natural, las energías renovables y los productos agrícolas, como ciertos cultivos o el ganado. Al invertir dinero en este tipo de productos, podrás aprovecharte de la oferta y demanda para poder obtener ganancias.

¿Cómo funciona? De la siguiente forma: lo que compra el inversionista es un contrato a futuro. Si el precio del mercado es más alto que el contrato a futuro, entonces tu inversión generará ganancias.

¿Te animas a invertir?

Como ves, hay varias formas de invertir con poco dinero, incluso si no cuentas con una gran experiencia. Cada una de estas opciones está sujeta a un riesgo determinado. Algunas actividades son más riesgosas, otras menos.

¿Nuestra recomendación? Analiza bien cada opción y decántate por una o varias que te hagan sentir seguro. Y recuerda: es importante que no inviertas todos tus ahorros, ya que tener un fondo para emergencias es esencial en cualquier parte del mundo. ¿De cuánto debería ser este fondo? De un monto equivalente a unos 3-6 meses de tus ingresos mensuales actuales.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!