¿Cuánto debo ganar para comprar una casa en USA?

¿Estás ahorrando para comprar una vivienda? ¡Felicidades! Ahorrar para poder cubrir un buen pago inicial es ese primer paso que te acercará al hogar de tus sueños. Por supuesto, es importante que comprendas que una inicial considerable no será suficiente para calificar a una hipoteca. ¿Crees que estamos hablando de los ingresos? ¿Te preguntas cuánto debes ganar para comprar una casa en USA? Pues, podría ser menos de lo que piensas.

La cantidad de dinero que ganas mes a mes realmente juega un papel poco relevante en la obtención de un préstamo hipotecario. Sí, la inicial y tus ingresos importan, pero los prestamistas evaluarán otros factores, incluso podrían darle más peso de lo que crees. ¿Algunos ejemplos? Generalmente, el banco espera que el prestatario tenga un buen puntaje de crédito (650 puntos sería más que suficiente) y que la fuente de ingresos del próximo propietario de la casa sea estable.

Esto no quiere decir que puedes ganar lo que quieras y comprar una casa. Los prestamistas calcularán si los ingresos mensuales que reportas son suficientes para hacer los pagos mensuales de la hipoteca y también para llevar una vida digna. ¿Estás un poco confundido? ¡No te preocupes! De seguida, aprenderás cuánto pesan tus ingresos ante la solicitud de una hipoteca y cuánto realmente debes ganar para comprar una casa en Estados Unidos.

¿Cuánto debes ganar para comprar una casa en Estados Unidos?

Sigue leyendo: ¿Cómo comprar una casa en USA sin ser residente?

¿Cuánto debo ganar para comprar una casa en USA?

El monto total de tus ingresos varía dependiendo del estado en el que vivas o desees vivir. Para que te hagas una idea, el ingreso nacional calificado para comprar una casa en USA es de $55,575, esto con un pago inicial del 10%.

Si quieres pagar más de entrada -un 20%, por ejemplo- este monto de ingresos anuales disminuiría hasta $49,400, esto según el índice de asequibilidad y precios del área metropolitana que reportó la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios a finales del 2019.

Estos datos han sido calculados en un escenario global, es decir, con una tasa hipotecaria del 3.67% y un plazo de pago estimado a 30 años. En el caso del pago mensual, debería limitarse al 25% de los ingresos de cada residente de la vivienda.

Sin embargo, estos números podrían cambiar considerablemente dependiendo del estado y la ciudad en la que quieras vivir.

Tabla de ingresos para comprar casa en Estados Unidos

Para ayudarte a comprender el panorama, hemos creado una tabla con las 15 áreas metropolitanas más deseadas para vivir en los Estados Unidos. Así sabrás cuánto necesitas ganar para comprar una casa en USA, al menos en promedio.

Recuerda: Para comenzar a ahorrar para comprar una casa en Estados Unidos -y saber si puedes con el reto- hay ciertos promedios nacionales que podrían ayudarte. Una casa en USA tiene un precio promedio estimado de $233,800. Si reunes el 10% de la inicial, necesitarás $55,575 en ingresos anuales (aproximadamente). Si prefieres pagar más de entrada (20%) este número bajará hasta $49,400.
Tabla de ingresos para comprar casa en Estados Unidos
Ciudad / EstadoPrecio promedio de una viviendaIngreso anual para un pago inicial del 10%Ingreso anual para un pago inicial del 20%
San José, California$1,246,000$251,897$223,900
San Francisco, California$990,000$200,143$177,905
Boston, Massachusetts$482,800$97,605$86,760
Denver, Colorado$458,000$92,591$82,303
New York, New York$428,000$86,526$76,912
Portland, Oregon$410,900$59,719$53,084
Phoenix, Arizona$295,400$83,069$73,839
Nashville, Tennessee$279,800$56,566$50,281
Dallas, Texas$268,600$54,301$48,268
Chicago, Illinois$254,700$51,491$45,770
Philadelphia, Pennsylvania$241,800$48,883$43,452
Atlanta, Georgia$232,000$46,902$41,691
New Orleans, Louisiana$223,500$45,163$40,163
Detroit, Michigan$194,700$39,361$34,988
Tulsa, Oklahoma$174,300$35,237$31,322

Requisitos de ingresos para comprar una casa en Estados Unidos

Los bancos de los Estados Unidos toman en cuenta mucho más que tu sueldo mensual para otorgar un préstamo hipotecario. La relación deuda-ingresos del solicitante (DTI) y la capacidad que tiene la familia para hacer los pagos hipotecarios mes a mes tienen más peso en la evaluación que cuánto se gana. También consideran otros elementos, como el puntaje de crédito y cuánto tienes para el pago inicial de la vivienda.

Entonces, ¿cómo saber si puedes comprar una casa con un préstamo hipotecario? Un buen lugar para comenzar sería obtener una aprobación previa de un banco porque esto te ayudará a determinar si puedes obtener una hipoteca con los ingresos que recibes actualmente.

¿Qué es una aprobación previa? Este documento no es más que una carta en la que un prestamista hipotecario indica cuánto dinero puedes pedir prestado para comprar una propiedad. Para elaborar la aprobación previa o preaprobación hipotecaria, el banco examinará tus ingresos, tu informe de crédito y activos. Esto le permite al prestamista estimar -con bastante exactitud- cuánto te puede prestar y cuánto dinero deberías tener como inicial.

Consejo: Obtener una preaprobación de la hipoteca te permitirá armar un presupuesto para la compra de una casa. Una vez que conozcas cuánto dinero te puede prestar el banco, sabrás qué propiedades explorar y cuál es el precio máximo que puedes pagar.

¿Con cuánto puedo comprar una casa con un préstamo FHA?

Para decidir si un préstamo FHA es el más apropiado para ti, deberías tener en cuenta todos los detalles de una hipoteca clásica y compararlos con este préstamo respaldado por la Administración Federal de Vivienda de los Estados Unidos, es decir, tu presupuesto general, el pago inicial, el plazo del préstamo, los costos de cierre y la tasa de interés.

Recuerda que los beneficios de acceder a un préstamo hipotecario FHA se resumen en que no tendrás que reunir una gran inicial (puede ser tan pequeña como del 3.5%), podrás reducir los costos de cierre de la venta y también acceder a préstamos con condiciones de elegibilidad bastante flexibles.

Aunque las hipotecas FHA están sujetas a una tasa atractiva, si te decantas por ella, tendrás que pagar obligatoriamente un seguro PMI. Este detalle podría abultar -y de seguro lo hará- tu cuota mensual.

¿Con cuánto puedo comprar una casa con un préstamo VA?

Si eres elegible para solicitar un préstamo VA -es decir, eres miembro de las Fuerzas Armadas, veterano o un cónyuge elegible- podrías estar de suerte. ¿Por qué lo decimos? Porque los préstamos respaldados por Veterans Affairs no están sujetos al pago de un PMI obligatorio ni el pago de una inicial.

Otra de las ventajas de comprar una casa en USA con una hipoteca VA es que podrás refinanciar la hipoteca con una reducción en la tasa de interés (IRRRL) y así disminuir la cantidad de los pagos mensuales que efectúas por la casa. ¿Solicitaste una hipoteca clásica? Pues, si cumples con los requisitos de elegibilidad, igual podrás solicitar el refinanciamiento a través de este préstamo VA.

¿Todo es color de rosas con los préstamos VA? No. Los requisitos de elegibilidad de estos préstamos son muy específicos y hay una tarifa de financiación que deberás pagar a la VA. Además, estas hipotecas no se pueden usar para comprar una segunda residencia, algo que limita tus opciones.

¿Qué evalúa un prestamista hipotecario a la hora de solicitar una hipoteca?

Muchas personas creen que sus ingresos son lo más importante al momento de solicitar una hipoteca, pero -como ya hemos visto- no es así. Vamos a explorar punto por punto qué factores son los que realmente importan (y cuánto peso tienen) a la hora de pedir una hipoteca:

Pago inicial

El pago inicial es la cantidad de dinero que se deposita en el banco a la hora de firmar la hipoteca de la casa. Los pagos iniciales vencen al cierre de la venta y, por lo general, serán el monto más alto que tendrás que pagar en esa fecha.

¿Cuánto es el pago inicial? Esta información la maneja cada prestamista. Normalmente, se expresa con un porcentaje que no suele bajar del 3%. Este porcentaje se calcula tomando en cuenta el préstamo total. Por tanto, si compras una casa de $300,000 con un pago inicial del 20%, necesitas $60,000 más los costos de cierre.

¿Realmente necesitas el 20% de inicial para comprar una casa? Depende. Reunir el 20% de pago inicial es lo más recomendable porque te permitirá liberarte del pago del seguro hipotecario privado o PMI. Sin embargo, esto no quiere decir que necesariamente debes reunir todo ese dinero. Puedes ahorrar, por ejemplo, un 5% o un 10%.

Nota: Mientras más alto sea el pago inicial, más baja será la mensualidad de la hipoteca. También podría suceder que, ante una buena inicial (y un buen crédito) el prestamista te ofrezca una tasa de interés más atractiva que la media.

Otro factor que debes tomar en cuenta es que el monto mínimo inicial varía dependiendo del préstamo hipotecario que escojas. Los bancos, por lo general, piden un mínimo de un 3%. Los préstamos FHA, en cambio, fijan el límite mínimo en un 3.5%. Los solicitantes de un préstamo VA ni siquiera tienen que reunir el pago inicial (es de $0). Lo mismo sucede con los préstamos USDA.

Ingreso mensual

El ingreso mensual es importante, pero no tanto como lo piensas. Si estás en nómina, probablemente el banco te solicitará que consignes pruebas de tus pagos recientes, es decir, los talonarios de pago y los últimos formularios W-2. Si trabajas por cuenta propia, podrás probar tus ingresos consignando las declaraciones de impuestos y algunos extractos de tus cuentas bancarias.

Dependiendo del precio de la vivienda que estás buscando, es posible que debas hacer algunos cambios en el cronograma. Por ejemplo, si acaban de darte un puesto con una mejor remuneración, deberías esperar a tener 1-2 años en el cargo para que ese sueldo sea considerado como ingreso mensual. Mientras más tiempo pases ganando un buen sueldo, más dinero estará dispuesto a prestarte el banco.

Hay algo que debes tomar en cuenta y es que el prestamista no solo mirará tu salario a la hora de calcular cuánto dinero te prestará para tu nueva casa. Hay algunas otras fuentes de ingreso que podrían servirte para mejorar el monto que te ofrezca el banco, en especial si son estables. Veamos algunos ejemplos:

  • Comisiones por ventas
  • Horas extra remuneradas
  • Ingresos del Seguro Social
  • Pagos por pensión alimentaria
  • Pagos por manutención infantil
  • Beneficios y asignaciones militares
  • Ingresos por inversiones realizadas
Los tipos de ingresos que considerará el prestamista -más allá de tu salario- dependen de cada banco. Sin embargo -y retomando lo que dijimos con anterioridad- lo más importante es que puedas demostrar que son continuos. Por ejemplo, si solo trabajas un par de horas extra al mes y solo lo has hecho durante los últimos tres meses, es posible que el banco no considere este ingreso como un extra.

Sigue leyendo: 14 errores que cometen los primeros compradores de casas y que debes evitar

Puntaje de crédito

El puntaje de crédito es una calificación numérica que le asignan los distintos burós del país a un consumidor. Por lo general, los puntajes van desde 300 hasta 850. Este pequeño número le da una pista al prestamista cuán responsable eres cuando de finanzas se refiere. Si tienes un puntaje de crédito alto, es probable que seas una persona que pague sus facturas a tiempo y que evita las deudas tanto como sea posible.

Si, por el contrario, tienes un puntaje de crédito bajo, lo más probable es que no seas muy responsable a la hora de pagar las facturas pendientes, que gastes más dinero del que debes con tus líneas y tarjetas de crédito o que tengas un historial de pagos muy reciente.

Los puntajes de crédito altos son buenos porque te darán acceso a tasas de interés más bajas y también elevará la cantidad de prestamistas a los que puedes acudir. Si tienes una puntuación baja, pasará todo lo contrario.

Para que tengas una idea, los prestamistas hipotecarios suelen buscar clientes con un aproximado de 620 puntos o más. Si tu puntaje es inferior a este, es posible que aún te ofrezcan un préstamo hipotecario, pero con una tasa de interés mucho más alta.

Relación deuda-ingresos

A la hora de otorgar un préstamo hipotecario, los prestamistas también evalúan la relación deuda-ingresos, que no es más que una cifra que expresa cuál es el porcentaje de tus ingresos que se va en el pago de las deudas. Por ende, el índice DTI se calcula dividiendo el total de tus pagos mensuales entre el ingreso familiar total. Esta cifra, por lo general, se representa con un porcentaje.

Pero, vamos a comprender cómo funciona la relación deuda-ingresos con un ejemplo. Supongamos que tienes un total de cuatro facturas a pagar al mes:

  • $1,000 de alquiler
  • $300 de préstamo estudiantil
  • $150 en pagos de la tarjeta de crédito
  • $450 de la mensualidad del préstamo de carro

Para seguir con el ejemplo, imaginemos que tu ingreso mensual total antes de impuestos es de $4,500. En este caso, tienes un total de deudas mensuales de $1,900, que, dividido entre tus ingresos mensuales, daría 42.22%.

Si el índice DTI es superior al 50%, es posible que el banco considere que tengas problemas para pagar el préstamo. Si tu índice de relación deuda-ingresos es menor al 50%, tus probabilidades de obtener una hipoteca aumentarán.

Consejo: A los prestamistas les gustan los índices de relación deuda-ingresos menores al 50%. Si este no es tu caso, considera aumentar tus ingresos o reducir tu presupuesto mensual antes de pedir un préstamo hipotecario.

Consejos para aumentar tu puntaje de crédito y comprar la casa de tus sueños

Si tu puntaje de crédito no llega a ese 620 que esperas, hay algunos trucos que puedes poner en práctica. Con estos consejos podrás subir tu crédito y acceder a una mejor tasa de interés hipotecaria en el futuro:

Realiza todos tus pagos a tiempo

Aproximadamente el 35% de tu puntaje de crédito se calcula tomando como base el historial de pagos. Por tanto, una de las maneras de subir el crédito es realizando todos los pagos a tiempo. No dejes que las facturas se acumulen y trata de no pagarlas justo en la fecha de vencimiento. Si lo consideras oportuno, programa pagos automáticos y así nunca dejarás de pagar lo que debes.

Paga cuanto puedas de tu deuda

Una de las mejores formas de mejorar tu puntaje de crédito es calcular todo lo que debes y pagar tanto como puedas. Si eres capaz de cancelar la totalidad de la deuda, ¡hazlo! ¿Por qué te decimos esto?

Porque otro de los elementos que tienen peso en el cálculo del puntaje de crédito es la relación crédito-deuda. Es decir, los burós suman la totalidad de las líneas de crédito que tienes disponible y luego divide la cantidad adeudada entre ese monto total.

Por ejemplo, si tienes una línea de crédito de $15,000, una tarjeta de crédito Visa de $10,000 y una tarjeta Mastercard con $3,500 de crédito; entonces tus líneas de crédito totales serán de $28,500. Ahora, supongamos que has utilizado $3,000 de tu línea de crédito personal y tienes deudas en tus tarjetas por $4,500. Entonces, has usado $7,500 de tu crédito disponible.

Al dividir esos $4,500 entre la línea de crédito total ($28,500), obtendrás el ratio de crédito-deuda, que -en este caso- será del 26.32%. Mientras más bajo sea este porcentaje, mejor será tu puntaje de crédito y viceversa.

Consejo: Si quieres mejorar tu crédito en poco tiempo, te recomendamos que mantengas este número por debajo del 30%.

Evita cerrar tus cuentas de crédito

¿Por qué? Pues, porque cerrar tus cuentas de crédito afectará el porcentaje crédito-deuda que tratamos en el punto anterior. Esto no significa que debes salir en este momento a solicitar más tarjetas o préstamos personales para mejorar tu puntaje, ya que esta acción tendrá el efecto contrario. De hecho, deberías evitar abrir nuevas cuentas de crédito antes de solicitar tu hipoteca.

¿La razón? Es simple: cada vez que acudes a un banco para pedir una tarjeta o préstamo, el prestamista hará una consulta dura en tu informe y esta investigación exhaustiva de tus finanzas dejará una nota que podría afectar tu puntaje, en especial si se hacen varias consultas en una temporada corta de tiempo.

¿Cómo obtener una hipoteca con la mejor tasa de interés?

La mejor tasa de interés para un préstamo hipotecario es, por supuesto, la más baja del mercado. Incluso los cambios más pequeños en el APR de una hipoteca podría significar un gran ahorro en tus pagos mensuales. Pero, ¿cómo obtener una hipoteca con la mejor tasa de interés?

  1. Evalúa las tasas hipotecarias del mercado. Por lo general, hay períodos en los que el APR hipotecario baja a su mínimo histórico y otros en los que sube como la espuma.
  2. Si la tasa del mercado está a la baja, trata de conseguir una hipoteca con una tasa fija. Así, podrás aprovecharte de ella, incluso si aumenta en el futuro.
  3. Controla tu puntaje de crédito. Es importante que siempre evalúes qué tal está tu calificación crediticia. Usa herramientas gratuitas para revisar tu crédito y, de requerirlo, haz algunos ajustes para subirlo.

Entonces, ¿con cuánto puedo comprar una casa?

Antes de comprar una nueva casa, debes calcular cuánto puedes pagar por ella. Esto incluye a los costos asociados, como el pago inicial, los intereses y los costos de cierre. Para que te hagas una idea, la mayoría de los prestamistas hipotecarios recomiendan usar la regla del 28%, lo que significa, al menos en teoría, que no deberías gastar más que ese porcentaje de tus ingresos mensuales (antes de impuestos) en el pago de la hipoteca.

Esto coincide con lo reportado por la Oficina de Estadísticas laborales de los Estados Unidos que afirma que la mayoría de los estadounidenses gasta un promedio de un 33% de su dinero en la vivienda. ¿Por qué no puedes gastar más? Pues, no es que no puedas, sino que es peligroso: gastar demasiado en la casa de tus sueños es el principal factor para que las personas entren en impago, en especial si pierden su fuente de ingresos más importante.

Entonces, para saber cuánto debes ganar para comprar una casa en USA y a que te estarás enfrentando, necesitas conocer 1) los costos asociados a la compra de la vivienda, 2) tu puntaje de crédito (del que ya hablamos) y 3) cuánto dinero tienes para la inicial.

En un momento hablaremos de los costos de cierre y de otros gastos que deberías tener en cuenta y, para ayudarte, te daremos algunos consejos para que aprendas a calcular cuánto debes ganar -realmente y también cuánto deberías gastar- para comprar una casa.

¿Cuáles son los costos asociados a la compra de una casa?

El pago mensual de la hipoteca y el pago inicial de la casa no son los únicos costos que deberías considerar a la hora de comprar una nueva vivienda. Piensa que, además de esto, tendrás que pagar los costos de cierre, que son aquellos que se vencen cuando finaliza el préstamo.

Para definirlo en pocas palabras, los costos de cierre son esas tarifas adicionales que te cobrará el banco por los servicios financieros facilitados. Te dejamos algunos de ellos de seguida:

Costos legales

Esto dependerá exclusivamente del estado en el que desees vivir. En algunas regiones de los Estados Unidos, los compradores necesitan de un abogado especializado en bienes raíces para finalizar la transferencia del título. Los honorarios legales varían de un estado a otro y, por lo general, no suelen ser económicos.

Así como calculas el pago inicial y mensual de la hipoteca, deberías tomar en cuenta este monto antes de animarte a pedir un préstamo hipotecario.

Seguro de título

El seguro del título es primordial ante una hipoteca porque protege tanto al comprador como al prestamista contra los reclamos que terceros interpongan sobre la vivienda. A diferencia de otros tipos de seguro (como el PMI, por ejemplo), el seguro de título solo se paga una vez. ¿Cuándo? Durante el cierre.

Impuestos a la propiedad

En el cierre, también deberás pagar los impuestos a la propiedad que vayan desde la fecha de ese cierre hasta el final del año fiscal. Suponiendo que la casa esté libre de deudas, solo tendrás que pagar un monto prorrateado.

Tarifa de solicitud o de origen

La tarifa de solicitud, también conocida como tarifa de origen, comprende los costos que debe cubrir el banco para poder procesar el préstamo hipotecario de principio a fin.

Nota importante: ¿Cuánto cuestan los costos de cierre de una casa? Pues, el monto total depende de los requisitos del estado y también del prestamista. Sin embargo, la regla general es que un comprador deba gastar entre un 3% y un 6% del precio de la compra de la casa en los costos de cierre.

¿Cómo prepararse para comprar una casa en los Estados Unidos?

El mundo gira y, como tal, la vida puede cambiar de un momento a otro. Hoy tienes un empleo bien remunerado, pero mañana no sabes si seguirá ahí. Es por eso que los expertos financieros recomiendan a los consumidores sacar muy bien las cuentas antes de comprometerse con la compra de una casa a través de una hipoteca.

Mientras menos porcentaje de tus ingresos mensuales te lleve pagar la mensualidad del préstamo hipotecario, mejor te irá porque tendrás espacio para asumir gastos inesperados, una pérdida temporal de empleo, etc.

Aunque contar con un fondo de emergencia que contemple el pago de la hipoteca también podría servirte (y mucho), te dejamos cinco consejos de oro que te ayudarán a determinar cuánto de lo que ganas deberías gastar en una casa:

#1 Guíate por la regla 28/36

No deberías tener que pagar más del 28% de tus ingresos brutos mensuales en la mensualidad de la hipoteca y la regla 28/36 te ayudará a hacerlo. Esta regla se basa en un cálculo de los costos totales de la vivienda, es decir, el pago de la hipoteca, del seguro, de los impuestos a la propiedad y del mantenimiento de la casa. Como dijimos, la explicación más simple es que la suma de todos estos elementos no deben exceder del 28% de tu ingreso bruto mensual.

Ahora bien, esta regla tiene una explicación más complicada que lo que hace es contemplar tu relación deuda-ingresos. Como ya sabes, el DTI comprende todos los tipos de deuda que tienes, incluyendo las facturas de los servicios públicos, los pagos de la tarjeta de crédito y tus préstamos estudiantiles. En este caso, el DTI (incluyendo el pago de la hipoteca) no debería excederse del 36% de tus ingresos brutos mensuales.

Entonces, para resumir, lo que deberías pagar mensualmente por tu casa no debería superar el 28% de tus ingresos brutos y los pagos totales de tu deuda -incluyendo la hipoteca- no puede excederse del 36%. De ahí que la regla se llame 28/36.

Para ayudarte a comprender cómo funciona la regla 28/36, calculemos cómo aplicaría para varios ingresos. Así, si tus ingresos anuales se acercan a alguno de ellos, deberías saber cuánto sería el límite que deberías pagar mensualmente por una casa hipotecada:

Cuánto deberías pagar por tu hipoteca según tus ingresos mensuales
Ingresos anualesLímite para la cuota mensual de la hipoteca
$50,000$1,166
$60,000$1,400
$75,000$1,750
$100,000$2,333

Si le sumamos otras deudas mensuales a este factor, notarás que el límite mensual de la vivienda baja:

Cuánto deberías pagar por tu hipoteca según tus ingresos mensuales y deudas
Ingresos anualesDeudas mensualesLímite para la cuota mensual de la hipoteca
$50,000$450$1,050
$60,000$575$1,225
$75,000$625$1,625
$100,000$900$2,100

#2 Calcula cuál será el pago inicial

La pregunta no solo es “¿cuánto debo ganar para comprar una casa en USA?”, sino “¿cuánto debería gastar en el pago inicial de una vivienda?”. Cuanto mayor sea el pago inicial, menos dinero necesitarás en calidad de préstamo y, por ende, más económico será el pago mensual del préstamo hipotecario.

Para la mayoría de los compradores, el pago inicial de una casa puede venir de dos fuentes: los ahorros familiares o el precio de venta de la vivienda actual. Aquí también entraría el valor de otros activos que desees vender para comprar una casa, como un local comercial, por ejemplo.

En un mundo ideal, los compradores deberían ser capaces de realizar un pago inicial de al menos el 20% del precio de la vivienda. ¿Por qué? Porque esto les permitiría evitar el pago de un seguro hipotecario. Sin embargo, este porcentaje no es obligatorio. Puedes calificar para una hipoteca convencional con un 3% de inicial y un puntaje de crédito tan bajo como de 640.

Si los números no te dan para calificar a un préstamo hipotecario convencional, puedes optar por otras opciones, como un préstamo FHA respaldado por la Administración Federal de Vivienda (inicial del 3.5% con tasas mucho más atractivas que las de la banca tradicional) o incluso un préstamo VA (inicial de $0).

#3 Analiza si deberías usar tus ahorros

Hay algunos compradores que piensan que retirar dinero de su plan de jubilación para comprar una vivienda -o al menos cubrir la inicial- es una buena idea, pero no lo es. Por supuesto, podrían haber algunas excepciones, al menos si no tienes más dinero ahorrado en tus cuentas bancarias y no te queda otra opción.

Si tienes una cuenta Roth IRA o Roth 401(k) -donde las contribuciones se gravan antes de que se realicen- podrías retirar parte del dinero. A fin de cuentas, ese retiro no estará sujeto al pago de una multa o de impuestos adicionales.

¿Qué pasa si no tienes una cuenta Roth IRA o Roth 401(k)? Pues, en este caso, podrías considerar hacer un retiro de hasta $10,000 de tu cuenta Roth tradicional para la compra de una primera vivienda sin penalización. En caso que tengas cuentas individuales y estés casado, cada cónyuge podría sacar $10,000 para reunir un total de $20,000.

Sin embargo, debes tomar en cuenta que, de hacerlo, 1) tendrás que pagar impuestos sobre la renta sobre ese retiro y 2) también deberás pagar una multa adicional del 10% (siempre que hagas el retiro antes de los 59 años y medio de edad).

¿Deberías sacar dinero del plan 401(k) tradicional de tu empleador para pagar la inicial? No lo recomendamos. De hecho, debería ser el último lugar al que acudas. Lo mejor en este caso es que pidas un préstamo usando tu 401(k).

Recuerda que tu empleador puede entregarte hasta $50,000 o la mitad de lo que hayas acumulado en tu cuenta (lo que sea menor) en calidad de préstamo, siempre y cuando uses el dinero para la compra de una vivienda.

La tasa de interés no será la mejor del mundo -estaría un par de puntos por encima de la tasa preferencial- pero es una mejor opción que hacer un retiro anticipado.

#4 Determina el precio ideal de tu vivienda soñada

¿Cómo calcular con cuánto puedes comprar una casa? Pues, una forma fácil de hacerlo es combinando el pago inicial en efectivo con la cantidad de dinero que estarías dispuesto a pedir prestado siguiendo la regla 28/36. Esto te dará un estimado máximo del precio de las casas que deberías buscar en el mercado.

Consejo: No estaría de más que tomes algunas clases para primeros compradores de casas. Ahí aprenderás todo lo que necesitas saber sobre el mercado inmobiliario, economía familiar y, por supuesto, las hipotecas.

Por supuesto, a esto también tendrías que añadirle los costos de acondicionamiento de la vivienda. Si la casa está lista para ser habitada, no hay problema. El inconveniente llega cuando necesitas hacer remodelaciones y reparaciones.

Si después de la inspección consideras que necesitas más dinero del que pensabas para poner la casa a punto, es posible que quieras bajar el monto inicial. Así, tendrías más efectivo para acondicionar la vivienda y mudarte lo antes posible. ¿Esto sería una decisión inteligente?

Depende. Si las casas que estás buscando están sujetas a un mantenimiento mensual bajo o quizás están ubicadas en un estado que cobra pocos impuestos a la propiedad, sería una buena movida.

Como ves, lo importante aquí es que, ante cualquier cambio, vuelvas a hacer tus cálculos. Revisa tus números una y otra vez para saber que serás capaz de pagar el préstamo sin sacrificar tu calidad de vida (o tus ahorros de emergencia).

#5 Explora el mercado inmobiliario y ¡planifícate!

El mercado inmobiliario no es algo impredecible, al menos así lo es después de la última burbuja inmobiliaria. Aunque había recuperado la estabilidad, las ventas de las viviendas comenzaron a paralizarse con la llegada de la pandemia. La dificultad de cerrar un contrato en medio de una crisis -cualquiera que esta sea- hace que los precios bajen o que algunas casas salgan del mercado porque sus dueños no están dispuestos a venderlas por menos dinero.

Sin embargo, podría decirse que la situación actual es perfecta para comprar. Los inmuebles han bajado de precio como consecuencia de la ralentización del mercado, pero las tasas hipotecarias también lo hicieron. De hecho, diciembre de 2020 cerró con un APR hipotecario tan bajo como de 3.31%. Quien compre una vivienda hoy a un precio atractivo, no solo se hará con la casa que siempre ha querido, sino que también obtendrá una hipoteca con pagos asequibles.

Dato interesante: Podría haber otro beneficio añadido de lanzarse al agua y comprar una casa hoy. Es probable que, en el futuro cercano, los precios por metro cuadrado de tu nuevo vecindario vuelvan a la normalidad, haciendo que tu propiedad valga mucho más de lo que has pagado por ella.

Consejo: Si los precios de las casas de ese vecindario en el que quieres vivir está un 5% o un 10% por debajo del precio de venta estándar, es momento de empoderarte y hacer una oferta por tu vivienda soñada.

En resumen, ¿cuánto debo ganar para comprar una casa en USA?

Aunque es cierto que los prestamistas analizan el monto que recibes en ingresos mensuales a la hora de otorgarte una hipoteca, hay otros factores que podrían importar más, como tu solvencia económica y la estabilidad de esos ingresos; el dinero extra que recibes anual, trimestral o mensualmente; tu puntaje de crédito; el índice de relación deuda-ingresos, cuánto dinero tienes para la inicial, entre otros.

Si no estás seguro de cuánto necesitas para comprar una casa, lo ideal es pedir una preaprobación de la hipoteca. Así sabrás cuánto dinero está dispuesto a prestarte el banco en el presente y también cuántos dólares necesitarías mes a mes para pagar la casa.

Recuerda guiarte por la regla 28/36 para no comprometer tus finanzas personales o familiares y comparar las diferentes ofertas de los prestamistas. Si no estás contento con las mensualidades, ¡no te preocupes! Céntrate en subir tu crédito y espera un par de años para obtener un mejor trato.

Sigue leyendo:



Artículos relacionados:



Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA