Consecuencias de pedir estampillas de comida

Las consecuencias de pedir estampillas de comida normalmente no se ven a simple vista. De hecho, muchas personas consideran que no hay desventajas. Sin embargo, cuando vemos las vidas de estas personas y un panorama más amplio, podemos ver algunas desventajas.

A continuación, te diremos cuáles son las consecuencias de pedir estampillas de comida o food stamps para los beneficiarios, así como cuáles son las desventajas y aspectos legales que debes tener en mente antes de recibir este beneficio social en Estados Unidos.

Consecuencias de pedir estampillas de comida

Consecuencias de pedir estampillas de comida para los beneficiarios

Muchas familias reciben beneficios SNAP o estampillas de comida. Aunque antes estos eran unos cupones, ahora es dinero que le depositan a los beneficiarios en una tarjeta EBT. Gracias a esto, las personas pueden comprar sus alimentos de forma más fácil y segura.

Ahora bien, aunque no hay desventajas directas o graves de pedir estampillas de alimentos, es posible que estas personas perciban algunos cambios en sus vidas. A continuación, nos enfocaremos en cuáles son las consecuencias de pedir estampillas de comida para los beneficiarios.

Solo pueden ser usadas para comprar comida

Las estampillas de comida solo pueden ser usadas para comprar ciertos tipos de alimentos. Una de las desventajas principales es que las food stamps no toman en cuenta a las personas que no cuentan con una cocina funcional o a las personas que no tienen refrigeradora. Esto limita ampliamente las opciones de comida que pueden consumir las personas de ingresos bajos.

Además de esto, las estampillas de comida no están diseñadas para comprar productos del hogar o de limpieza. En este sentido, es posible que los beneficiarios consideren el monto un poco reducido, ya que deben comprar champú, jabón o papel de baño con su propio dinero.

No son aceptadas en todos los locales

Aunque existen restaurantes de comida rápida que aceptan la tarjeta EBT, la misma no está diseñada para comprar bajo este parámetro. Solo los vendedores que se han registrado ante el gobierno para recibir estampillas de comida pueden aceptar este medio de pago. Y aunque ciertamente ha aumentado el número de locales que reciben las food stamps, siguen siendo opciones limitadas en comparación con el mercado.

Otro factor que todavía no se ha pensado sobre los food stamps son los vendedores en mercados a cielo abierto. A pesar de que estos suelen tener productos muy económicos, no es posible acceder a su comida fresca porque no hay manera de que reciban el pago.

Representan una invasión a la privacidad

Para recibir estampillas de comida, los beneficiarios primero deben reunirse con un trabajador social que determine su elegibilidad. Esta persona normalmente hace preguntas sobre el empleo del solicitante, así como sus ingresos, historial y recursos financieros. Asimismo, el trabajador social preguntará la razón por la cual se está aplicando a las estampillas de comida.

Para muchas personas, esta información es sensible. No solo porque se está hablando con un extraño sobre aspectos tan personales, sino también porque las personas tienen que hablar sobre un tema que les podría avergonzar en una situación de necesidad.

Desincentivan el trabajo

Las estampillas de comida solo están disponibles para algunos individuos. De acuerdo a los lineamientos federales, el ingreso mensual neto de un hogar que recibe estampillas de comida debe ser igual o menor al índice de pobreza en Estados Unidos. Esto quiere decir que una familia de 4 personas debe ganar un máximo de $2,312.50 mensuales para poder recibir el beneficio. En el caso de una persona sola, se tendrían que generar $1,132.50 al mes.

Como resultado, las personas que se encuentran al límite de estas cifras podrían tener una motivación para aplicar al desempleo porque de otro modo perderían el beneficio. En pocas palabras, las estampillas de comida podrían desincentivar el crecimiento laboral de las personas de ingresos bajos.

Podrían conllevar a la estigmación social

En algunas partes de Estados Unidos, recibir estampillas de comida podría conllevar a un estigma social. Aunque los beneficiarios normalmente aceptan la ayuda por circunstancias que están fuera de su control, otras personas podrían percibir este hecho como un fracaso. En este sentido, los receptores del beneficio podrían ser percibidos como perezosos o personas que solo viven por el gobierno.

Otras desventajas de pedir estampillas de comida

Desde otros puntos puntos de vista, hay algunas consecuencias de pedir estampillas de comida. Por ejemplo, los contribuyentes o el Estado consideran que hay aspectos negativos en el beneficio. Vamos a verlos con mayor profundidad.

Las estampillas de comida son un costo adicional para el Estado

Aunque ciertamente las personas necesitan recibir esta ayuda, no podemos negar que representa un costo adicional para el Estado. Como el gobierno crea los programas con el apoyo monetario de los contribuyentes, esto significa que las personas que pagan impuestos están garantizando la alimentación de los beneficiarios.

Esto es algo bueno, ya que muchas personas reciben apoyo, pero también podría ser malo porque se debe priorizar a las personas por encima de otros programas que podrían promover una mejor calidad de vida a otros sectores de la población. Es por esta razón que los beneficiarios deben utilizar el dinero para el propósito que les fue asignado.

Se puede comprar comida poco saludable

Dependiendo del estado en el que vives, es posible comprar comida poco saludable. Esto es un problema porque el programa está diseñado para ayudar a las personas a comer una dieta balanceada y nutritiva, acorde a los estándares del USDA. Por esa razón, es recomendable que trates de consumir comida fresca, como vegetales y carne, en lugar de consumir carbohidratos vacíos.

Las estampillas de comida excluyen a muchas personas

Otra desventaja del programa SNAP es que no todas las personas que necesitan ayuda para comprar comida son elegibles para recibir el beneficio. Hay muchas personas que no cumplen con los requisitos y por este motivo no califican. En este sentido, hay quienes padecen de hambre a pesar de que el objetivo del programa es acabar con este sufrimiento.

Algunas personas se aprovechan del sistema

Aunque ciertamente la mayoría de las personas utilizan las estampillas de comida para el fin con el que fue creado el programa, existen algunos pocos que tratan de aprovecharse del sistema. Por ejemplo, se han visto casos en que personas intentan vender el dinero que les fue asignado. Y aunque puede sonar un poco triste, lo cierto es que una pequeña porción del dinero es desperdiciado en personas que no valoran la ayuda.

¿En qué te afecta pedir estampillas de comida?

No existen consecuencias para tu estado migratorio por recibir estampillas de comida. Sin embargo, es importante que utilices el dinero para el propósito que fue entregado: comprar comida. De otro modo, es posible que sea considerado fraude.

Toma en consideración que el fraude sí es una actividad castigada con enjuiciamiento penal (normalmente de unos 16 meses de cárcel) y podría traer consecuencias a tu proceso migratorio. Si te hacen una auditoría y se consigue que has cometido fraude, te podrían descalificar del programa y te podrían enjuiciar.

En algunos casos, los abogados recomiendan que recibas el beneficio por un período no mayor a 12 meses. Y aunque no traería problemas graves obtener el dinero por más tiempo, no se vería muy bien en tu proceso migratorio.

¿Qué pasa si miento para recibir estampillas de comida?

Mentir para recibir estampillas de comida es considerado fraude. Esto entra en los delitos de tercer grado, relacionados a la recepción de asistencia pública de forma fraudulenta.

Por esa razón, de ser comprobado que mentiste para obtener más de $100 en food stamps, podrías enfrentar una pena de prisión que varía entre uno y diez años de prisión. Además, tendrás que devolver todo el dinero que fue utilizado de forma deshonesta y te multarán.

En el año 2020, se demostró que unas 90 personas recibieron estampillas de comida de forma fraudulenta. La mayoría de ellos recibieron una pena máxima de siete años de prisión y una multa por $15,000, además de tener la responsabilidad de devolver el dinero que les fue asignado.

Sigue leyendo:

Puntuación:

Puntuación:

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA